13/9/17

Greguerías, III

La escoba baila el vals de la mañana.

Las columnas salomónicas danzan la danza del vientre.

Rollo de pianola, música "braille" para pianos ciegos.

Boina: disco de música vasca para la cabeza.

Los bancos públicos son los pentagramas de las iniciales del amor.

Cante jondo: lloricantar.

Cuando se oye lo estupendamente que imitan el cacareo los violines se piensa que hasta podrían poner un huevo.

7/9/17

Lo más divertido. Selección de anécdotas de pianistas! :)

Ahora recuerdo un concierto con orquesta donde olvidé los zapatos en el hotel y tuve que tocar con los zapatos de un músico de la orquesta, que tenía algo así como 3 o 4 números más que yo. No puede imaginar la aventura de controlar los pedales con esos zapatos.
JAVIER PERIANES

Recuerdo que cuando era muy pequeña, empecé a estudiar violín con un profesor ruso en Sevilla. Me encantaba (y encanta) el violín, estaba ilusionadísima y por lo tanto, tocaba bastante tiempo queriendo darlo todo de mí. Tanto daba que no era consciente ni me preocupaba del sonido “gatuno” que producía. Por aquel entonces teníamos una gata que era un amor con el que tenía un vínculo muy especial, tan especial, que al oírme tocar se pensaba que aquellos sonidos que producía eran mi llanto, como el de un gatito pequeño con hambre y me dejaba todas las tardes y las mañanas un montón de pájaros y ratones al lado de mi ventana. A los pocos meses dejé el violín (no por la gata, sino porque con el piano ya tenía lo mío)
Hoy día, tengo un violín en casa, el cual de vez en cuando lo uso a modo de viola da gamba.
ELENA SALVATIERRA

Guardo muy buen recuerdo de algo que me sucedió en un curso sobre técnicas de estudio del instrumento musical, que tomé cuando iba en mi primer año de piano. Al llenar la solicitud había que marcar si uno quería ser participante u oyente. No hay que decir que yo marqué que quería ser participante; el único inconveniente es que sólo podían participar 20 pianistas de unos 300 que presentaron la solicitud.

6/9/17

Otros mundos musicales

Una de las experiencias más enriquecedoras de este verano fue visitar una exposición de instrumentos musicales étnicos en Alcalá de la Selva (Teruel), titulada "Música para ver", una selección de un centenar los más de cuatro mil de la increíble colección de José Luis Loidi y Lourdes Yarza (sin duda una de las más importantes del mundo, ¡y tenemos una gran suerte de tenerlos tan cerca!)

Como aficionado al coleccionismo de instrumentos musicales, pude disfrutar muchísimo con el abanico impresionante de "artilugios" sonoros tan variados, insólitos, inusuales, interesantes desde cualquier punto de vista... 

Y debo dejar constancia de lo muy bien comentada que estuvo la exposición, porque el lado humano es importantísimo a la hora de visitar a estos testigos -ahora mudos, pero a los que se les puede devolver a la vida sonora simplemente escuchándolos-. Pude "degustar" varios de estos raros "especímenes", todos tan curiosos... Felicito por tanto a sus organizadores, dentro del marco del Festifalk.

La música es algo presente en todas las culturas, el ser humano ha necesitado expresarse a través de ella, acompañando sus cantos, sus danzas, sus plegarias... y para ello ha creado infinidad de instrumentos de diverso tipo. No podemos saber dónde estamos sin saber de dónde venimos. 

Para entender otras músicas debemos entender con qué instrumentos se han creado sus lenguajes. Me encanta explorar este vasto mundo. Mientras más buscas, más hallas. Se va abriendo ante ti la grandísima diversidad al profundizar en él: tantos países, tantas culturas, otros continentes...

3/9/17

David Leiva: me encanta la simbiosis de estilos musicales

David Leiva
¿Cómo definiría en pocas palabras lo que siente hacia la música y más en concreto, hacia su guitarra?
La música es para mí el camino a la felicidad y la guitarra sería mi transporte.

¿En qué medida cree necesaria la especialización en pedagogía musical para un profesor?
Fundamental, para dedicarse a la enseñanza no sólo sirve la experiencia como concertista o intérprete. Puedes ser buen músico… pero para enseñar necesitas herramientas. Si no sabes enseñar, el que se perjudica principalmente es el alumno, pueden tener fracasos y en ocasiones abandonan la música. Entiendo que muchos artistas a falta de trabajo se vayan a la enseñanza para dar clases y piensen que con su experiencia ya les vale, pues creo que es un error. Tienes que ser para los alumnos una guía, un padre, un amigo… aspectos psicológicos muy importantes para enseñarles un buen camino dentro del ámbito musical e incluso en la propia vida y no sólo ser un profesor que enseña técnica y obras. Por eso creo que hay que aprender a enseñar para ejercer esta especialidad.

¿Cómo es su vida musical actualmente?
Actualmente estoy en varias ramas. Sigo creando material didáctico como los libros oficiales de Paco de Lucía, ahora saldrá el libro del disco de Luzía, también estoy elaborando metodologías de guitarra flamenca en DVD y libros con Cd, estoy componiendo piezas para mi segundo disco, con un programador estamos elaborando una app muy interesante. Actualmente soy director y profesor de Institut Flamenco de Barcelona y llevo la coordinación del área de flamenco y profesor en el Taller de Músics. Tengo por suerte mucho trabajo y me gustaría retomar pronto los conciertos.