10/6/13

El polifacético artista Pedro Beriso responde al cuestionario Músicos de Nuestro Tiempo

 ENTREVISTA A Pedro Beriso
Pianista y vocal coach, director de orquesta, contratenor

- ¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?

Pese a que empecé a estudiar música ya mayorcito, con 12 años, recuerdo haber cantado mucho durante mi infancia, como parte de los juegos. También recuerdo a mi abuela cantando la Nana que Falla recogió en sus "Canciones populares".

- ¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tu carrera?

Cuando era estudiante me impresionaba bastante la energía pura de Cecilia Bartoli y los escritos de Nikolaus Harnoncourt, así como las cartas de Mozart - que además de ser una lectura muy divertida, aportan reflexiones musicales muy profundas. También he aprendido mucho de Richard Levitt y de Júlia Gállego, por su fuerza y amor por el "buen sonido". Y por supuesto de mi maestro, el director Jordi Mora, por la profundidad y pasión de sus conocimientos.


- ¿Cuál era el estilo o el compositor que más te gustaba estudiar de joven?

La divina trinidad: ¡Mozart, Mozart y Mozart!!

- ¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?

En el repertorio belcantista de tradición barroca italiana: de Caccini a Rossini, Bellini y Donizetti, pasando por Händel y Mozart.

- Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu instrumento (en algún curso, o concierto...)

Al poco tiempo de estudiar Dirección de Orquesta en la Esmuc con Jordi Mora, recuerdo haber dudado de si dirigir era lo mio, desde un punto de vista "práctico". Con su paciencia y cariño característicos, me dijo: "Tienes 19 años y toda la vida por delante. Estudia, trabaja y concéntrate en sacar de ti todo lo que haya de director de orquesta" - en resumen, "hagas lo que hagas, hazlo con pasión". Me parece una máxima que aplicaré a toda mi vida.

- ¿Qué opinas de la situación actual de la enseñanza de la música?

Si la última prioridad de los políticos de este país (ahora y desde hace 20 años) es la educación, la enseñanza de la música es, además, la última en la lista. Creo que debemos aprender mucho de los países centroeuropeos y su sistema de enseñanza musical, adaptarlo a las necesidades de nuestra cultura, e intentar dar salida a la nueva generación de músicos bien preparados pero que no pueden desempeñar su profesión porque el sistema está colapsado, viéndose abocados a una "fuga de cerebros".

- ¿Cuáles son tus músicos favoritos?

Me encanta la frescura con la que René Jacobs ha revisado las óperas de Mozart, pero también me impresiona profundamente la trascendentalidad del gran Sergiu Celibidache (en cualquier repertorio). Admiro y aprendo de las grabaciones de Claudio Abbado y Antonio Pappano, Christian Zacharias y Emmanuel Pahud. Y, por supuesto, tengo siempre presente la pureza del sonido Andreas Scholl, Joyce DiDonato, o Bryn Terfel... ¡y la fuerza y duende de Rocío Jurado!

- ¿Crees que es útil conocer recursos sobre improvisación? ¿Por qué? ¿En qué medida crees que es necesaria la creatividad para el músico?

Lo considero una parte esencial de la formación en cualquier lenguaje musical. En mi opinión, es un error pensar que es un "añadido" o "especialización" ya que, por ejemplo, en la tradición clásica europea, los grandes músicos siempre han sido capaces de la creación (o re-creación) instantánea.
En concreto, aprender recursos para improvisar me ha permitido hacer una de las cosas que más disfruto: acompañar recitativos. En ellos puedes realmente crear en el momento, hacer bromas, incitar a los cantantes a estados de ánimo, subrayar partes importantes del texto y la trama... formar parte de una forma creativa y libre del momento artístico.

- ¿Qué proyectos musicales tienes en mente realizar?

Durante este verano participaré como acompañante y profesor de repertorio en cursos de canto con el contratenor Flavio Ferri-Benedetti (en Nules, 1-6 julio) y con la soprano Marta Matheu (en Igualada, del 20-27 julio).
Desde septiembre pasaré a formar parte de la National Opera Studio inglesa, con sede en Londres. Espero tener una temporada muy activa, aprendiendo y trabajando con grandes profesionales.

- ¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a estudiar tu instrumento?

El piano es un mueble inerte mediante el cual te puedes expresar artísticamente. Es necesario adquirir la técnica, pero lo es mucho más cultivarse como músico y artista - y mucho más difícil.
Cualquier instrumento pretende poder expresar como lo hace la voz humana, la forma más perfecta y natural de comunicación. Estudiar canto te hace profundizar y sentir directamente esta energía y necesidad de expresar, así que lo recomiendo a cualquier instrumentista, y, especialmente, a los pianistas.