Práctica de psicología positiva en la enseñanza del piano

Cita: “Los malos músicos sólo oyen sonidos y no la música. Los mediocres podrían oírla, pero no la escuchan. Los medianos oyen lo que han tocado. Los buenos músicos escuchan lo que van a tocar. Los artistas oyen lo que aún no está escrito. EDGAR WILLEMS”

Una de las prioridades como profesor de piano que considero esenciales es que los alumn@s fomenten su autoconciencia y la mejora de su autopercepción, tanto de su cuerpo como de su pensamiento. Conocer ideas de la psicología positiva de Martin Seligman me ha sido muy útil.

Esta semana, en concreto, he llevado a cabo la actividad de preguntarles en que aspectos pianísticos son buenos y qué otros creen que pueden mejorar. He partido de contarles mi propia y contrastada historia (storytelling), por la cual yo no era sobresaliente en lectura (podía tardar tres meses en leer una obra de piano, debido a las dificultades que suponen leer al mismo tiempo en horizontal y vertical información para dos manos y pies, cuando otros compañeros realizaban ese trabajo en un tercio del tiempo: cuando fui más consciente de esta especie de “rémora” que vivía en mi mente le puse solución practicándola específicamente y ahora mismo puedo leer cualquier pieza y les mostraba el hecho en la práctica): tuve una dificultad y la superé.
Hice especial hincapié en la voluntad y el proceso, condiciones que son esenciales para tocar un instrumento.

Los alumnos han contestado, como era lógico esperar, conforme a su personalidad psicológica única. Algunas de las respuestas han sido:
Felipe: bueno en improvisación y acordes. Mejorable en ejecución.

Sergio: bueno en técnica y memorizar. Mejorable en pedal.
Daniel: bueno en memorización, transporte y notas repetidas. Mejorable en lectura. 
Laura: buena en primera vista. Mejorable en velocidad.
...


Mi valoración es:


-han visto con naturalidad la pregunta y han respondido sin ningún temor ni prejuicio. Les ha ayudado a poner el foco en aquello que son buenos y saben ya que pueden incluso enseñárselo a amigos suyos, exponer su logro y compartir su proceso, cómo han llegado a adquirir esas destrezas concretas con sus compañeros.


-ha servido para sacarlos de una especie de pensamiento dicotómico del tipo “algo lo sé o no lo sé”: los niños tienden a pensar en términos absolutos de sí o no y no de proceso. Ayudarles mediante la verbalización a ver que se trata de un proceso y no de una capacidad innata les es de gran ayuda y les sirve para mantener la motivación en el estudio.

-la concentración ha sido mucho mayor esta semana (han tenido la sensación psicológica de que “el tiempo ha pasado rápido”) y durante la propia clase, al focalizarse más a través de las preguntas previas a la interpretación.

-sobre lo que ellos detectan que es mejorable, les ayudo con nuevas estrategias para que lo mejoren y la perspectiva de que, como los atletas, no van a ver el resultado de sesión en sesión pero sí con el paso de los meses, como fue mi caso. 

El psicólogo Guillermo Dalia, especializado en músicos, con quien he tenido el privilegio de trabajar (además de leer todos sus libros, presentar uno y entrevistarle para la radio de musicología de la Universidad Complutense de

Madrid) define a los estudiantes de instrumentos musicales como una especie de “atletas del músculo pequeño”.

Estamos aún en las fases dos y tres de la cita inicial del gran pedagogo musical, oyéndonos con atención nuestras producciones musicales y sabiendo ser críticos con lo que se ha tocado, como paso previo para el perfeccionamiento musical. 

+Contenidos

Mi foto
Musicógrafo influencer. Distinguido en Global Music Awards (EEUU). 1er Premio Concurso Piano Maestro Serrano. Especializado en Falla. Estrena Improvisaciones Albéniz y Granados (Boileau). Revistas: Música y Educación, Allegro, Ad Libitum, Polifonía y ArtsEduca. Coautor: 29 Maneras concebir silencio (Univ. Jaume I), Canto Natural (Bromera). Coord: Los poetas ante la música (Bubok). Autor: Piano Creativo (Rivera), Piano Español (Lulú) y Aprende a Improvisar al Piano (Redbook)

La brújula del canto