Análisis de obras pianísticas, III

(Continuación de la entrada anterior sobre análisis)

-No olvides completar tu análisis prestando atención a :

*análisis melódico: tipos de escalas, números de frases, tipos de final, ámbito, tesitura, contornos, interválica, ornamentación, clímax...

*análisis rítmico: compás, cambios, tipo de comienzo, célula característica, presencia de síncopas (tipos), notas a contratiempo, polirritmias...

*análisis armónico: relaciones tonales entre partes o movimientos, cadencias, notas pedales, acorde característico, ritmo armónico, modulaciones, modos si los hubiere...

*análisis dinámico: nivel, terrazas (típico del barroco)/pendientes (desde el clasicismo), final, acentos...

*análisis de la textura: articulación, notas de expresión, tímbrico, pedalización, tejido homofónico, polifónico o melodía acompañada, heterofonía, densidad...

*análisis formal propiamente dicho: fraseología (periodos, frases, semifrases, motivos...), tematismo, partes, tipo formal, género...

Para un análisis completo:

análisis técnico, 

estilístico, 

estético, 

contexto cultural, 

opinión personal y 

bibliografía...

Recuerda que pueden haber dos análisis parecidos y al mismo tiempo diferentes correctos de una misma obra, al fin y al cabo son interpretaciones de seres humanos (relativas).

Es muy importante que además de buscar estructuras internas, coherencias también (en caso de sentirte algo perdido/a) sepas "DESCRIBIR", narrar, contar con palabras lo que esa obra muestra.

Del mismo modo es la mejor manera de estudiar una música: comprendiéndo(la) -o intentándola-. Tradúcetela a palabras, así la tendrás "enganchada" en diferentes partes de tu cerebro, pues está más que demostrado que nuestra mente es esencialmente lingüística.