14/7/15

Joan Chamorro: Cantar mucho y entender las estructuras

Ha tocado junto a grandes músicos... Qué recuerdos musicales tiene de ellos, cómo resuena en su audición interior ahora mismo su manera de improvisar?

He tenido la oportunidad de tocar con grandes músicos como Scott Robinson, Frank Wess, Gary Smylan, Dick Oatts, Bobby Gordon, por citar solo algunos.. 

En concreto resaltaría dos de ellos. Scott Robinson, es el que más me ha marcado, no tanto en la manera de tocar, que también, sino en la visión general de la música, en concreto de la música de jazz o música creativa en donde hay un gran margen de posibilidades para la creación, para la invención, para el desarrollo de tus propias ideas. 

En su música no hay etiquetas, Scott toca y se suma, sea música de New Orleans, bebop, hard bop o más experimental, siempre estara allí con su personalidad sabiendo sumar su voz al contexto musical del momento... Scott es poliinstrumentista (saxofones, trompeta, corneta, clarinetes, tuba, theremin, tenora, flauta, etc. etc.) y en ese sentido también ha sido una gran influencia para mí... 

Y después resaltaría a Bobby Gordon, por su simpleza a la hora de construir melodías, siempre con un sentido del ritmo , que va mas allá de la métrica o del compás… como pasear por encima del tiempo, construyendo tus lineas sin mas pretensión que la propia belleza de la música.

Cuentenos, por favor, alguna anécdota que le haya sucedido durante algún concierto

Al finalizar un concierto de la Sant Andreu Jazz Band (bigband de jóvenes entre 8 y 18 años) se me acercó una mujer y me dijo:
-"Joan, ¿te puedo dar un abrazo?" y yo le dije: -"Por supuesto, pero, ¿a qué se debe tanto cariño, si no nos conocemos?" y me contestó: -"Estoy trastocada, a la vez que emocionada, porque mi hijo de 10 años, con TDA (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad) ha estado de pie, delante de vosotros, escuchando, durante más de una hora, y mis ojos no podían creer lo que estaba viendo, porque él no es capaz de estar un minuto parado en el mismo sitio ni concentrarse en nada, más allá de un momento..."

La mujer estaba emocionada y yo, por supuesto, también.. Ese es el poder de la música.

Podría retrotraernos a sus primeros años y contar a nuestros lectores cómo trabajó su creatividad melódica?

Yo empecé a estudiar música con 18 años, y los primeros años, todo y que sentía que es lo que quería hacer, fueron años difíciles, por todo aquello de la edad, de las preguntas que te surgen sobre el futuro, sobre si tendrás condiciones, si podrás ganarte la vida con ello, etc. con lo cual, todo esto sumado a que mis inicios fueron, quizás no de la manera que yo enseñaría la música, (obsesionado con saber todas las escalas posibles, todos los arpegios posibles y porque los dedos me fueran cada día más deprisa) me llevaron a bloquear mi creatividad melódica.

En vez de salir de una manera natural, por la escucha de buenos modelos y por la necesidad de primero imitarlos y después de dar paso paulatinamente a mi propia voz, salía de una manera abrupta, sin conexión y basada más en la teoría que en la propia musicalidad. 

Me costó años deconstruirme, para poco a poco volver a ver el camino que me llevaría al momento actual, que ya no es una cuestión de improvisar bien, mal, genial, o mediocre, si no a, sencillamente, sentir que las ideas fluyen sin planteamientos, más haya de la necesidad de expresarte y obviamente, a partir de ahí, seguir trabajando para mejorar, para abrir cada día un poquito más tu mente y tener más capacidad de crear sin recurrir a clichés, tics, y dejar que fluyan las ideas. Para mí es fundamental cantar, interiormente y exteriormente, con la voz y con los diferentes instrumentos. 

Qué ejercicios realizaba para desarrollar ese vocabulario musical tan amplio?

Cantar mucho, transcribir mucho a solistas que me atraían, puesto que encuentro que la música es un lenguaje y que si quieres hablarlo tienes que escucharlo a diario e intentar entender qué pasa en eso que escuchas. Si algo lo puedes cantar, quiere decir que ya lo entiendes. A partir de ahí, viene la codificación y la puesta en tu instrumento. 

Las escalas, los arpegios, etc. etc…. pero primero cantar mucho y por supuesto, entender las estructuras, de una manera consciente o no, pero entenderlas como el que lee un poema y entiende el sentido y se emociona, pero no sabe si está formado por sustantivos, por adjetivos o si el verbo esta conjugado de ésta o de aquella manera. 

Es para vd. diferente acompañar voces e instrumentos en su estilo musical? En qué consistiría esta diferencia?

Para mí es lo mismo puesto que considero la voz un instrumento más, con la diferencia de que la voz, por norma general, va unida a un texto y que este texto se tiene que entender, con lo cual hay que cuidar que esto sea así, pero por lo demás, es muy parecido 

Cuáles son sus sueños musicales?

Mi sueño musical es éste:

Escuchaba el maravilloso sonido de clarinete de Bobby Gordon en directo, en un club de New York, tocando Slorraine... y de pronto me invitaba a tocar con él y yo me ponía a temblar... pero conseguía salir de ese estado de imbecilidad en el que nos sumimos cuando no somos capaces de mirar más allá de nuestras narices... y creemos que tocar es demostrar algo... pero se tarda en aprender que tocar no es demostrar nada... porque no hay nada que demostrar... sólo hay que compartir sin esperar el aplauso ni las palmaditas en la espalda... y me dije a mí mismo que si me invitaba a tocar con él es porque me conocía y sabía que podía estar ahí con él y compartir... y subí... y los sonidos llenaban mis oídos y mis dedos buscaban sin esfuerzo las teclas correspondientes a cada sonido... no había tonalidad, no había partitura, no habían compases, ni estructuras, ni códigos ni pensamientos... había melodía y ritmo y todo cuadraba perfectamente con los músicos que compartían el escenario conmigo: Thelonious Monk, Ray Brown, Art Blakey (en un sueño todo es posible), o quizás eran Wynton Kelly, Paul Chambers y Phlly Joe Jones...? 

Cuando acabó el tema, Bobby me miró sonriente, como diciéndome con la mirada que habíamos cocinado bien juntos y entonces, a mí no se me ocurrió otra cosa que invitarle a venir a Barcelona, a tocar y a grabar con mi grupo… y él, sin pensárselo dos veces y sin hablar de dinero... me dijo que sí... Cuando me desperté tenía una sensación de felicidad inmensa; en mis oídos flotaba la sensación de libertad y de creatividad que había tenido momentos antes en el sueño. Ese "no pensar" que buscamos los músicos de jazz, porque sabemos que si llenas tu cabeza de pensamientos, no dejas espacio para los sonidos… ni para el corazón y no escuchas al 100 por 100 al resto de la banda… y también felicidad porque tenía una cita con Bobby… una cita que de momento era en un sueño… pero los sueños, como he podido comprobar estos días... se pueden convertir en realidad... gracias Bobby... thank you Bobby.......... play with you has been a dream for me.

Y su disco favorito?

De Serge Chaloff: Blue Serge

Qué recomendaría a los que se inician en el mundo de la improvisación musical? 

Escuchar mucha música (haciendo una selección previa de cosas que a uno le atraigan o dejándose asesorar por profesor o amigos, etc.) en la que exista ese componente creativo e intentar cantar mucho y poco a poco ir poniendo esos sonidos en tu instrumento, como el que juega, como el que aprende un idioma, y poco a poco, ser consciente de cómo nuestra capacidad de retentiva y de asimilación es cada día mayor y cómo también, poco a poco, si dejamos volar nuestra imaginación melódica y rítmica, somos capaces de hacer cosas hermosas, sin pretensiones, sin elucubraciones, y si algo genial tiene que salir de nuestras mentes, saldrá y si no, siempre nos queda el haber disfrutado mucho con la música. 

Eso es lo que recomiendo a mis alumnos y por supuesto, eso es lo que me recomiendo a mí mismo.