18/10/14

Nutrirse de música en directo

Sí, un músico que no escucha música en directo, para mí al menos, no es un músico completo! Por qué? Porque le falta el ingrediente musical principal, su bagaje musical, el trabajar la música con el cerebro, ejercitar su capacidad auditiva, su espíritu crítico, tener elementos de juicio musical. Quien nada ha comparado en su mente musical nada puede mejorar, y de la nada... Nada viene (como sabiamente dijera el filósofo griego...)

Por eso a veces me escandaliza que haya personas que afirmen con orgullo que no van a conciertos y mucho más si son casos de estudiantes, se supone que la música les apasiona y les debería atraer conocer otras músicas, otras obras, otros músicos, otras maneras de interpretar, otras maneras de concebir el sonido, en definitiva, lo que hay, musicalmente hablando, "fuera de ell@s" :)

Mis recuerdos de mi infancia y juventudes musicales (sigo yendo a conciertos) son de al menos dos conciertos semanales. Por suerte tenemos un país donde aún se puede escuchar música de calidad gratuitamente o a bajo precio y quien desdeña esta opción realmente, si es músico, "le falta una corchea", jajajajja

Fueron antológicos para mí los conciertos de Rafael Orozco tocando la Iberia completa, con esa musicalidad prodigiosa. O el de Alicia de Larrocha interpretando Goyescas con tanta solvencia y autoridad. O cuando escuché en directo a Luis Miguel (la verdad es que la música no suena igual en un teatro de 500 butacas que en un estadio de 10.000, suena mejor mientras más reducido es el auditorio!)... Qué os voy a contar! 

Bueno, os dejaré una recopilación de conciertos a los que asistí, lástima que algunos de estos artistas ya estén muertos y no se les pueda volver a escuchar en directo! Y os animo a que conserveis todos los programas de concierto a los que vayáis para que no os falte ese recuerdo cuando seais mayores!:


EXTRACTO DE ARTISTAS QUE HE PODIDO ESCUCHAR EN DIRECTO Y HAN DEJADO HUELLA SONORA EN MI MENTE (de entre los cuales los hay que me honran con su preciosa amistad)
PIANISTAS (o teclistas) HISPÁNICOS (no por ningún orden concreto): Achúcarro, Larrocha, Bilbao, Orozco, Matute, Perianes, Monreal, González, Medina, Zabaleta, Nieto, Soria, Besses, Attenelle, Calderón, de Diego, E. Domínguez, Pinzolas, Guijarro, Apellániz, Santos, Pérez de Guzmán, Guinovart, Colom, Cano, Jordá, Chornet, Ayarra, Iriarte, Daza, Alcañiz, Gómez Morán, Madrid, Torán, Estellés, Collado, Manzana, Carrasco, Rentería, Soriano, Romero, Lavilla, Blanes, Pous, Obrer, Capella, Cornelles...
PIANISTAS (o teclistas) EXTRANJEROS: Richter, Argerich, Sokolov, Rosen, Rogé, Ambrosinni, Raatz, Morales, Angelov, Postnikova, Sukarlan, Melinte, Hantaï, Elías, Camilo, Branch, Jackson, Yampolski, Yerokhine, Seiger, Burgueras, Tan, Vitale, Pletnev, Slutsky, Tieles, Flinn, Waldkowski, Yamaoka, Fomenko, Dupuy, Dyachenko, Miano...
GUITARRISTAS: Al di Meola, de Lucía, Bonell, Azabagic, Saad, Williams, Russell, Bream, Caro, Gallén, Huguet, Archilés, Vicente, Noguera, Agut, Romero, Babiloni, Ebro, Zuma, Nomdedeu, Parejo, Silvaje, Navarro, Salvador, de Vejer, Ripollés...
CANTANTES: Lundy, Elianne Elías, Manhattan Transfer, Luis Miguel, Niña Pastori, Lebrijano, Chano Lobato, Rancapino, Les Luthiers, Serra, di Baldi, Martin Carrillo, Plinky, Eva Miñarro, Joan García, Francesca Roig, Alba Rosa Forasté, Ana María Sánchez, Mónika Czalej, Pilar Padilla, de los Ángeles, Francisco Heredia, Francisco, Arteta, Berganza, Carreras, Josefina Meneses, Rosique, Lavirgen, B. Hendrix, Darós, Michelle, Salazar, Marie, Sheimann, Iriarte, Alba, Bovea, Cid, Pérez-Íñigo, Tarrés, Artigot, Rodríguez Valverde, Perret, Andreo, Villagar, Novoa Freitas, Coro Madrigal de Bucarest, Niños Cantores de Viena, Esperanza Fernández, Morell...
OTROS INSTRUMENTOS Y GÉNEROS: Iturralde, Rampal, Burton, Koster, Barber, Ros Marbá, Asensio, Anghelescu, Mendoza, Serrano, Mercadante, Maisky, Pardo, Repim, Castaño, Polo, Argenta, Sadie, Guerrero, Fabregat, Taylor, Ayo, Apellániz, Á. Campos, Mora, Claret, Ramos, Ros Marbá, Madrid, Guajardo, Santandreu, Cardo, Ayo, Malikian...