15/10/14

Las 10 obras más difíciles para piano


Es difícil, si no imposible, poner en un ranking, clasificar las obras con más dificultades técnicas para interpretar al piano, porque unas tienen grandes dificultades musicales, otras las tienen en un aspecto de la técnica (por ejemplo, extensión, técnica de muñeca, etc...) y otras en otros aspectos concretos (velocidad, resistencia, flexibilidad...). Por tanto obras que para un pianista pueden ser fáciles para otro pueden ser imposibles y viceversa. 

Os dejo mi particular relación de obras que están en la cima del repertorio de todo pianista sin ningún orden en concreto:

Islamey, de Balakirev, todo un clásico en estas listas. Me gusta mucho la grabación de Arrau de jovencito.

Iberia, de Albéniz, los cuatro cuadernos son todo un reto de memoria, musicalidad, concentración y posibilidades a todos los niveles (incluida pedalización). En especial son más difíciles las últimas de cada cuaderno: Corpus Christi, Triana, Lavapiés y Eritaña. Si tuviera que decantarme por una pieza diría que la tercera.

Opus Clavicembalisticum, de Sorabji. Este compositor y pianista inglés suele ser el elegido en los rankings con el número uno por su obra de cuatro horas de duración que exige una portentosa técnica.

Chacona, de Bach-Busoni. Una obra que en principio fue concebida para violín solo, después arreglada por Brahms para una sola mano y dedicada a Clara Schumann, luego esta versión, en la que el piano parece un gran órgano y una orquesta y finalmente hasta llegó a orquestarse!

Gaspard de la nuit, de Ravel. Maravillosa escritura de gran precisión, evocadoras, sugerentes, una cima del pianismo francés impresionista.

Sonata en si m, de Liszt. Todo un poema sinfónico para piano, sin solución de continuidad, en ella encontramos un catálogo de estilos románticos y de posibilidades técnicas, desde acordes a saltos, desde arpegios a trémolos... Habría que incluir en este apartado también sus estudios, sus conciertos, sus rapsodias...

Variaciones sobre un tema de Paganini, y también las de Haendel, de Brahms. Monumentales, en una palabra. Junto con sus conciertos, especialmente el segundo.

Conciertos, de Rachmaninoff, en especial se cita como obra cumbre el tercero.

Paráfrasis de estudios de Chopin, por Godowsky. Si ya son complejos los estudios de Chopin, este grandísimo pianista hizo arreglos y versiones a cual más bonito de escuchar y más difícil: concentrados en una sola mano, o dos diferentes juntos en un sólo estudio, o en textura que parezcan de piano a cuatro manos! Escuchar para creer! :)

Beethoven: sonatas. Quizá entre las últimas andan las guindas y, sobresaliendo, la Hammerklavier (29) especialmente fue compuesta con ánimo de superar todas las barreras existentes...

Como es imposible reseñar aquí todas las obras de dificultad extrema pido disculpas si no están grandes colosos como El Clave Bien Temperado de Bach, o los Scherzi y ciertas Polonesas de Chopin, o los Estudios Sinfónicos de Schumann, la Fantasía Baética de Falla, el conjunto de las Goyescas de Granados... y tantas otras cumbres del piano... Como veis da para otra entrada de "las otras 10 obras más difíciles" :)