20/6/14

Seis dedos y un piano

Y no me refiero a Tamara o Yurena o Surimi o Cucuxumuxa o como se llame... :)

Hoy me ha parecido ver en la tv un guitarrista que tenía seis dedos. La noticia la escuché cuando acababa y he decidido investigar en "sanguguel", la solución a miles de problemas :) y he encontrado vídeos explicativos de este fenómeno, natural como la naturaleza misma.

Luego encontré este otro en el que se escucha y cuenta la historia de un pianista con seis dedos, pero tres en cada mano. 

Muy triste que en la escuela municipal de música le desanimaran a continuar estudiando el piano. Justamente creo que estos casos especiales, que pueden incluso hacer avanzar y evolucionar la técnica interpretativa o descubrirnos nuevas posibilidades deberían ser, en vez de marginados, castrados y anulados, deberían ser mimados por los pedagogos como ejemplo de posibilidades de investigación didáctica, espíritu de superación y modelo de motivación!


Debussy escribió un magnífico estudio para ocho dedos (sin pulgares, aclaro, porque hay "profesionales" de la docencia del piano que los usan en la interpretación de esta obra)... Se atribuye a Thalberg la invención de una textura pianística que da la sensación al oyente de tres manos... Se pueden poner cientos de ejemplos de obras escritas para una sola mano, sea la izquierda, lo más común, o la derecha... Obras como 4'33'' de Cage en la cual Tudor al estrenarla se limitó a abrir, cronometrar y cerrar la tapa... 

Hay además de estos muchos ejemplos de singularidades pianísticas, muestras de creatividad musical límites, y me gustaría romper una lanza a favor de todos aquellos valientes que superan esos supuestos "handicaps" y consiguen dedicarse a la profesión musical muy a pesar de todos aquellos que se dedicaron a ponerles piedras en el camino profiriendo sus profecías falsas del tipo "no podrás hacerlo". A todos estos Rappeles que están en la enseñanza y que tampoco tendrían futuro en la videncia :) les dedico este otro vídeo