16/8/13

Bárbara Breva, una estrella bajo las estrellas

Isabel Villagar y Bárbara Breva
Acabo de asistir a un concierto de los que dejan huella indeleble. Lleno total en una noche más del ciclo de jazz que organiza desde hace varios años El Palasiet de Benicassim, donde años atrás acompañara a la misma artista, bárbara Bárbara, realmente ya no es la misma: ahora es muchísimo mejor, como un buen vino macerado. 

Seré totalmente objetivo: guapísima con su traje de lentejuelas, que refulgía bajo la luna veraniega. Su magnetismo en el escenario, su vocalidad depurada, mostrando toda la extensión de su registro excepcional, gran variedad de dinámicas y efectos, capacidad para la improvisación, un uso superior del fiato o control del aire a la hora de cantar, le hacen una cantante completa, versátil y muy emocionante, que no deja a nadie indiferente en sus conciertos. 

Hoy lo ha demostrado una vez más (pues la escuchamos recientemente en otra actuación y hemos podido comprobar cómo algunos temas los varía, experimenta con ellos y los va transformando en cada nueva interpretación, evolucionando constantemente hacia nuevas cotas expresivas). Y además es una cantante que conecta con el público por lo ameno de sus intervenciones, su sentido de la poesía y la profundidad de sus mensajes.

Con algunos temas nuevos, como Castillos en el aire, del repertorio de Alberto Cortez, que tiene el estribillo en estilo swing, un Don´t get around much anymore de Duke Ellington para comenzar con fuerza, Imagine de The Beatles, My Favourite Things, de Rodgers y Hammerstein, El día que me quieras, el famoso tango inmortalizado por Carlos Gardel, en versión bolero (con quien les habla al piano, que una vez sobre el escenario atendió a la petición de la cantante de culminar la reexposición en tango) o un Summertime de Gerswhin espectacular, donde pudieron lucirse sus virtuosos acompañantes, Ricardo Belda al piano, prodigioso, César Giner al bajo, insuperable y magistral en el slap afunckado y muy interesante en su imitación de los walking bass de contrabajo hasta el punto de que parecieran realmente de ese instrumento, Jesús Gimeno a la batería, fino donde los haya, y con el concurso de la virtuosa cantante Arantxa Domínguez, (un Love for Sale a dúo, vibrante) que juega con su voz generando nuevos timbres, así como de una cantante invitada, Sofía Royo (un blues en rock, Route 66, muy creativo).

Sigue brillando, estrella sonora, y tu corazón generoso ascenderá al cielo de la belleza y descenderá para regalar Perseidas y seguir pulsando las cuerdas del alma de tu público!