29/7/13

Músic@s de nuestro tiempo. Entrevista a Antonio Soria

    • ENTREVISTA A: Antonio Soria, concertista y catedrático de piano
      ¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?
      Las primeras enseñanzas que recibí, hace unos 37 años, por parte de una profesora de solfeo en el Real Conservatorio Profesional de Música de Albacete: Conchita Cordero. Recuerdo que ella y su más avanzada discípula (ahora en edad de jubilación) me examinaron a final de curso de lo que se llamaba “preparatorio” y primero de solfeo. Su discípula (Llanos Pérez Raya) me puso un notable en Preparatorio, y en el mismo día, un instante después, la Sra. Cordero me puso un Sobresaliente en primero. No entendí bien qué podía haber ocurrido? …pero bueno, poco después me enviaron a estudiar piano con Arturo Moya, que entonces tenía una academia con su nombre “Liceo Arturo Moya”, también en Albacete.
      Este señor descubrió en mí un talento que quiso cultivar a pesar de que mi padre tras el primer año, por supuestas dificultades económicas, quiso borrarme, y don Arturo no lo permitió. Me estuvo dando clases seis o siete años con entrega y además de bastante repertorio, me dio a conocer su propia obra que, entonces, me entusiasmó. Recuerdo de forma especial el “Aquelarre” inspirado en los grabados de Goya y también “No hay capitán”, basado en un poema de su amigo portugués Pedro Falçao.

      ¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tu carrera?
      Han sido varias las personalidades que se me han cruzado en el camino y han influido en mi carrera de forma importante. Mi maestro que lo fue durante seis años, el gran pianista español Ramón Coll, y de forma especial y por diversos motivos:
      - El organista francés Francis Chapelet, que me enseñó mucho sobre el mundo del órgano, y en particular el ibérico y su apasionante repertorio, becándome en la Academia internacional de órgano ibérico en Tierra de Campos, que él dirigía, y después en el Conservatorio de Burdeos, donde obtuve bajo su dirección el diploma superior.
      - El pianista libanés Walid Akl. Corría el primer año en que yo trabajaba como profesor en el Real Conservatorio Profesional de Música de Albacete, y se me ocurrió invitarle a ofrecer una clases magistrales. Tuvimos muchos alumnos y fue un verdadero placer. Aunque ya nos conocíamos con anterioridad surgió una mayor amistad. Cuando me escuchó los “miroirs” de Ravel me propuso grabarlos. A mi me parecía ser todavía muy joven para eso. Estudiaba el superior con Ramón Coll y había mucho por hacer. Pero quise aprovechar la oportunidad y brindé a un compañero y ahora buen amigo, el clarinetista José Lozano, hacer ese disco juntos, que fue editado y distribuido por Pavane Records (Bruselas). Después, con él (dúo Reinecke), ganamos el Concurso Paper de Música, una magnífica pasarela de apoyo a la juventud que ideó Gemma Romanyà y que sigue en marcha, con la presidencia en el jurado de Ros Marbá.
      - El pianista búlgaro Alexis Weissenberg. Asistí a un curso con él organizado por Antonio Iglesias en el coliseo Carlos III de El Escorial. Me pareció el más elocuente de los pianistas que había conocido y la verdad es que fue un momento inolvidable, porque me escuchó mucho repertorio y me dijo cosas muy buenas. Me invitó a irme con el a estudiar a Suiza y me apoyó en mis proyectos. No fui porque entonces surgió la posibilidad de grabar toda la obra para piano de Joaquín Turina, una gran proyecto que necesitaba de todo mi empeño.
      - El compositor Xavier Montsalvatge y la pianista Alicia de Larrocha. Con el dúo Reinecke hicimos la primera grabación mundial de “Self Paráfrasis” de Montsalvatge, bajo su supervisión y apoyo. Fue un verdadero privilegio, pero no quedó ahí la cosa. Montsalvatge me presentó a Alicia de Larrocha durante un concierto en que le rendían a él homenaje en el Palau de Barcelona. Alicia se entusiasmo con el proyecto Turina y me apoyó todo lo que pudo. Dos personas grandes artistas que me demostraron una vez más que la grandeza va ligada a la honestidad y la “normalidad” bien entendida.
      - Podría citar a más personas… por ejemplo Salvador Seguí. Desde que nos conocimos en Callosa d’En Sarria, contó conmigo para muchos proyectos, entre los que destacan el primer máster que abrió los cursos de doctorado para músicos (en la Universidad de Valencia), que clausuré con un concierto de órgano en San Nicolás de Valencia y el Conservatorio Superior que hoy lleva su nombre en Castellón, donde me ocupo de la jefatura del departamento de “instrumentos de tecla y polifónicos.” Un proyecto que comenzamos en 1998 y que hoy sigue…

      ¿Cuál era el estilo o el compositor que más te gustaba estudiar de joven?
      He disfrutado mucho con Chopin, con Bach, con Turina, con Ravel… hay tantos! Somos unos afortunados por contar con un repertorio tan enorme.

      ¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?
      Mi formación organística me dio la perspectiva de acercarme a un estilo como el barroco que para los pianistas es un tanto extraño en general… Desde el barroco al modernismo disfruto tocando muchas cosas. El profundo estudio de Turina me ha dado una perspectiva amplia del lenguaje musical del periodo modernista… su música, los impresionistas y también Montsalvatge, los llevo mucho en programa.
      Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu instrumento (en algún curso, o concierto...)
      Uf!... hay muchas vivencias. Una de las más espectaculares en un tiempo reciente, …por tamaño y por ver lo distinto que funciona el público en uno u otro continente, fue un concierto en julio pasado como solista en Maryland. Nada más ni menos que 6.000 personas de público, tocando como solista con la orquesta sinfónica del festival, …y de fondo la sugerente bahía de Chesapeake… Falla (las Noches) y Turina (la Rapsodia Sinfónica). Un público entusiasmado y un ambiente especial.

      ¿Qué opinas de la situación actual de la enseñanza de la música?
      Desde las bases se puede mejorar mucho y en los tres niveles de los conservatorios también. Sería deseable que no se incentivara tanto la provisionalidad y el carácter interino… que se dotara de recursos suficientes y que, en los centros públicos, la mentalidad de todos los profesores fuese la adecuada para el “servicio” a la sociedad, más que a sí mismos.

      ¿Cuáles son tus músicos favoritos?

      Disfruto con muchos, y no sólo en la mal llamada música clásica.

      ¿Crees que es útil conocer recursos sobre improvisación? ¿Por qué? ¿En qué medida crees que es necesaria la creatividad para el músico?
      Naturalmente, porque (uno 2ª y 3º pregunta) …la creatividad es esencial para el dominio del lenguaje y para trascender, a través del uso “científico” del mismo, la línea que cruza al “arte”. Ciencia y arte se dan la mano en la música y el interprete debería estar formado con la capacidad de crear, además de recrear. Antes, como todos sabéis, no se diferenciaba entre compositor e intérprete.

      ¿Qué proyectos musicales tienes en mente realizar?
      Afortunadamente no me falta trabajo. Seguir con mis clases y mis actuaciones. En las próximas tres semanas tocaré un precioso programa con el clarinetista Paul Meyer en Macedonia, actuaré como solista con la orquesta del festival de Cátaro en Montenegro, un recital con obras de Turina, Montsalvatge y algo mío en el norte de Francia y un bonito programa de música española para piano a cuatro manos (incluye Rapsodia Española de Ravel) con uno de mis mejores alumnos, bueno éste ya ex – alumno: José Diego Ramos. Hemos tocado este programa juntos con éxito en Alemania, Suecia, República Checa, Italia, Francia y aquí, en España.

      ¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a estudiar tu instrumento?
      Bueno… pues, fundamentalmente, que se preocupen de tener un buen pensamiento y lenguaje musical para poder traducirlo a través del instrumento, …no es tanto el tiempo que se le dedique como la calidad del mismo y ser conscientes de que, para poder aportar algo, es necesario estar cultivado como persona. Naturalmente: tesón, responsabilidad y continuidad, …esto es imprescindible.

      ¿Quieres añadir algo más sobre tu relación con la música?
      Pues decir que “gracias” a Agustín por su iniciativa, … que dice mucho de él como músico comprometido con el instrumento, su enseñanza y la comunicación entre un colectivo que de por sí, sobre todo en lo que se llama música clásica, es mucho menos fluido y “colegiado” de lo que nos convendría a todos. Hay mucho que compartir, entre otras cosas “admiración” y “respeto”… y si esto cundiera más en lugar de las típicas batallas de quién es el mejor del mundo mundial (a algunos no hay que animarles mucho, porque ya se lo creen) nos enriqueceríamos todos, y sobre todo, la comunidad. El sistema puede funcionar mejor, mucho mejor… si cada cual, con un mínimo de honestidad imprescindible, mirase por el bien ajeno además del propio. Musicalmente seguiré en mi línea y compartiré con gusto mi experiencia con quien llame a mi puerta… que nunca ha estado cerrada. Estoy contento. Creo que no me puedo quejar …y que queda mucho y precioso camino por recorrer.
      Un cordial saludo a TODOS.

      www.antoniosoria.com