Un grito mudo por la dignificación de los estudios de música. Silencio!