26/5/17

Breve reflexión pedagógica

Sería interesante escuchar a los alumnos dos veces las obras si realmente queremos darles una opinión habiendo recabado toda la información que podríamos obtener de esa doble audición (en este o reverso orden)

-en una primera audición podríamos ESCUCHAR+observar con detalle la partitura y marcar todas esos pequeños matices que no podemos recordar y están escritos en las partituras, ya que no querríamos limitarnos a enseñar siempre las mismas obras, el mismo número equis de contadas piezas; nadie puede memorizar al detalle tantísimo repertorio...

-en una segunda audición podríamos ESCUCHAR+mirar manos y pies del alumno/a para poder encauzar los problemas concretos.

No soy partidario de interrumpir constantemente las interpretaciones de los alumnos al iniciar las clases. Así me trataron, me escuchaban completamente las obras que estudiaba semanalmente y me sentía escuchado. Así deseo tratar a mi alumnado.

Si escuchamos y miramos sin partitura podemos estar perdiendo una información valiosísima a transmitir. Y qué decir de si sólo miramos la partitura!

¿Qué tipo de profesor eres? ¿Miras a todos sitios y escuchas o sólo escuchas o sólo miras? :)