31/1/17

Los profesores de música hablan

En un anterior post hice algunas preguntas sobre el mundo de la educación musical; sorprendido por la reacción, que ha sido de varios millares de lecturas y cientos de millares de impactos en la red, hoy ofrezco algunas respuestas... Aquí doy voz a varios profesionales que han compartido públicamente sus propias opiniones:
S. G. 
Aplicable casi todas a todos los profes en general, me temo…

F. T.
Interesantísimo artículo.

La docencia debe cambiar, incluida la de los conservatorios. He visto como grandes talentos han abandonado por aburrimiento.

M. I. 
El sistema perpetua dinámicas emocionalmente perjudiciales para el conjunto de la comunidad educativa. Está estancado. Esta comunidad percibe la realidad como algo inamovible e inmutable, pero, afortunadamente, no es así. 

Cada vez hay más conciencia de la necesidad del cambio y más profesionales preparados para ello.

M. F.
La enseñanza musical en ciertas instituciones está más acorde con el siglo XIX, en el mejor de los casos, que con el XXI.

J. F. B.
Quien quiera aprender debería huir de los conservatorios, han crecido exponencialmente y directamente proporcional a la mediocridad del profesorado. 

Había que nutrir los numerosos centros de profesores al tiempo que éstos debían admitir a penosos alumnos (fruto del sistema y del propio profesorado) para mantener su cuota que les permitiese mantener operativa su asignatura o especialidad. 

En fin, un auténtico despropósito. Pero, ya vemos los resultados.

B. B.
Acoso, chantajes, amenazas...tanto sufridas x alumnos como x maestros, yo las vivi en ambos lados, como alumna a perseguir xq destacaba, y como profesora, x padres que si sus hijos no aprueban son capaces de inventar semejantes barbaridades, que te replanteas, como mínimo, la perspectiva y el enfoque!

Yo me fui a vivir al bosque...lo recomiendo, reencontré a mi musica que amaba, que llegué a odiar, y estamos en periodo de reconciliación.

C. M.
Comentarios muy directos y sinceros que reflejan un ambiente muy crispado.

Y para terminar os dejo este enlace que es revelador sobre la posible situación emocional en muchos centros de música.