11/10/14

Nuevo: Escuela de Pedal, de Óliver Curbelo González

Con el subtítulo de 'Método teórico-práctico sobre el uso del pedal de resonancia', orientado a las enseñanzas profesionales de piano, en la editorial Periferia Sheet Music (Wehneltsteig, 12, 13629 Berlín) desde el diez de octubre y contando con el asesoramiento pedagógico de Cristina Martín Sanz.

Es muy patente que Óliver Curbelo se ha preocupado sobremanera de la secuenciación de los contenidos, que es uno de los grandes aciertos de esta nueva publicación. Enseñar el pedal, "el alma del piano", como le llamó Anton Rubinstein, no tiene por qué ser nada complejo ni esotérico. 

Más los ilustres precedentes a seguir teniendo en cuenta en lengua castellana de Granados, Marshall, Molsen, Nieto o Banowetz, entre otras obras sobre la materia, Escuela de Pedal deviene una obra esencial que ofrece un conjunto de lecciones eminentemente  dirigidas a la praxis, muy didácticas y se ocupa además de la teoría, anécdotas, ejercicios variados, conclusiones a modo de resúmenes... así como tiene una presentación y tipografía para mi gusto exquisita.

Estructurado en cuatro volúmenes destinados a los primeros cursos de las enseñanzas profesionales de piano, siendo el último un interesante compendio de nociones ordenadas por épocas y compositores. 

Escuela de Pedal incluye una amplia gama de ejercicios para desarrollar la variedad en la práctica del uso de la pedalización a contratiempo y a tiempo -muy acertado enseñarlos en este orden, a mi humilde juicio-, de salto, parcial, corto, vibrato, legatissimo, half-damping y half-pedalling, -a no confundir-, entre otros... 
Comienza con una pieza ideal, a mi entender, para la ocasión, un coral del Album de la Juventud de Schumann. Cada unidad es una clase real, lo que dirían los buenos profesores en el aula, lecciones explicadas, verbalizadas, paso a paso, ejemplo de sistematización y puesta en orden del trabajo de un pianista incipiente. No hay que olvidar que las distintas y sutiles graduaciones que pueden obtenerse con los pedales deben ser guiadas siempre por el oído de un profesor/a competente ya que el alumno/a por sí solo, sin guía experta, lo tendría más difícil

Esta amplio margen de uso del recorrido del pedal, esta extrema sutileza, (no es, como bien dice Óliver, un interruptor) precisa una práctica ordenada, una interiorización posterior y mucha flexibilidad para adaptarse a las particularidades de los diferentes instrumentos que toca en su vida profesional un pianista, de las diferentes acústicas de las salas en las que tocará, incluso buscando adecuarse a la manera distinta de pedalizar en función de si la sala está vacía o no (prueba acústica anterior al concierto pero irreal, pues el propio público absorbe parte de la vibración sonora con su corporeidad, la textura de su ropaje...) 

Como se indica, es una tarea compleja, pero no mística ni imposible :) no es tan abstrusa que no sea alcanzable mediante un estudio racional de sus posibilidades, tal como el que estos libros plantean. 

Espero no volver a vivir más situaciones como la de un concierto de una pianista, ya fallecida, cuyo sonido estaba perpetuamente enturbiado, tocase lo que tocase, es decir, pie derecho al fondo y sin cambiar durante media hora en diferentes obras, opuestas entre sí. Este pecado "por exceso" es mucho más grave que el de "por defecto" (no lo olviden, jóvenes, mejor no llegar a pasarse en temas de pedal;) 

Seguro que este libro le habría abierto los ojos (y los oídos! es decir, la mente). Aquí tendréis una sólida narración punto por punto con variados y pertinentes ejemplos musicales para obtener la respuesta a muchas de las w inglesas periodísticas: cómo ponerlo, cuánto poner, dónde poner... Sin olvidarse de la relación con la tesitura, la escritura, la articulación... Y es que el tocco puede marcar la diferencia entre pianistas, es decir, una misma pedalización ante dinámicas diferentes puede funcionar de manera diferente, ciertos planos sonoros pueden ofrecer claridad a ciertas pedalizaciones. Todo está interrelacionado.

Muy interesante el pedalímetro, aparato para ver la profundidad de la pedalización, para obtener un registro gráfico, visual, medible de si se usa 1/4 u otra graduación.

Saludar publicaciones precisas y preciosas como ésta, comprensivas y comprensibles, supone para mí un enorme placer. Le deseamos la suerte que merece en relación con lo práctico, didáctico y completo de esta propuesta ideal para trabajo en conservatorios y escuelas de música.