19/8/14

Un cirujano, un pianista

El verano es época para poder cargar energías, para reflexionar, para leer. Ahora estoy leyendo un precioso libro de Elsa Punset, todo un best seller, "Una mochila para el universo", de la ed. Destino, colección Booket, y al llegar a su página 190, me topo con nuestra profesión y me ha llamado la atención mucho!

En ese momento habla del lenguaje no verbal, concretamente de las maneras de darse la mano y comenta que hay dos tipos extremos, los que te la dan fofa, "como una sepia" :) -todos hemos recibido algún saludo de este tipo de personas tímidas alguna vez en la vida, seguro!- y los que se pasan para intentar demostrar carácter autoritario, tipo desmoralizador, "el rompemanos" :) le llama.

Me pareció curiosísimo que hable de que exista un aparato que usan las personas que se dedican a dar mucho la mano, caso de ciertos políticos, llamados "férulas de seguridad", para evitar este tipo de apretón de manos desagradable, cuando no lesivo ;) por cierto, que incluso pugnan por ser quien tenga el pulgar en la posición superior (se puede ser más fálico y más "intento desesperado de parecer sin serlo mono dominante"? :)

Elsa habla de que es posible que alguien salude a otra persona que trabaje con las manos, y ahí es cuando entra a colación el título de este post, cita a estas dos profesiones y pone puntos suspensivos. En general, admite que es mejor un apretón firme que uno excesivamente blando, pero no hay que generalizar... El caso de los pianistas puede ser muy real.



Cuesta mucho y mucho tiempo preparar un programa de concierto de memoria para que luego, en el momento justo antes de la actuación se te acerque un desaprensiv@ que te estruje tu "herramienta laboral" :)

Lo gracioso es que lo que el público no suele darse cuenta de que en estas dos profesiones se trabaja al mismo nivel o más con el amado cerebro de la familia Punset (y de todos los que sientan interés por conocerse a sí mism@s mejor).

Bueno, si un rompemanos te dio ese saludo ya sabes dónde acudir: www.institutart.com

Y si encuentras una aseguradora que no te estafe con los precios por cubrir los riesgos de tu profesión, avísame :)