9/8/14

Recordando a... José Enrique Ayarra

No os hablaré hoy de un concierto de piano. En este ciclo también tiene cabida... chantatachán... su padre o abuelo... El órgano. Considero fundamental para un estudiante de piano que no sólo conozca su instrumento, sino que al menos someramente, se sumerja un poco en el mundo de los otros teclados, el clave, el clavicordio, el armonio...

Hoy traemos aquí a un verdadero Rey de los instrumentos. Busoni tocaba como tocaba porque su concepción del piano parecía más una orquesta u órgano que un piano. Idem podríamos decir de la manera de componer de un Beethoven o Bach. Por qué? Porque disponen de varios teclados, multitud de timbres al alcance de la mano, con un simple tirar de un botón, una pedalera para tocar a más voces... Riqueza polifónica! Riqueza tímbrica! Variedad...

Fue el viernes 27 de octubre de 1989 en la Iglesia del Carmen de San Fernando de Cádiz. Creo recordar que inauguraban una restauración del instrumento. Con una muy solemne estética (y ética), figura en el programa "... tienen el honor de invitar a Vd.(s) al CONCIERTO DE ÓRGANO a cargo del Muy Ilustre Sr. D. José Enrique Ayarra Jarne ... Será presentado por: ... Superior de la Comunidad de PP.JJ. de Sevilla. Académico numerario de la Real Academia de Bellas Artes..." Y en verdad ese status tenía el concierto en cuestión. Poco después le escuché en la televisión tocándole a una de las infantas, la que se casó en la Catedral de Sevilla, que no las distingo por el nombre, sinceramente...


Ese día mi madre tiró de "enchufe" y consiguió después de varios ruegos que pudiera su hijito escuchar el concierto al lado del maestro, pues subir arriba estaba prohibido, el público lo escuchó desde su asiento de espaldas... Yo estaba ilusionadísimo... Lo escuché y lo vi. Pero lo escuché donde se generaba el sonido, la sensación es muy diferente. Es diferente la acústica, podríamos decir que "más clara"... También consiguió mi madre para mí (pues es una característica de ella, su insistencia, no para hasta que lo consigue todo:) un programa firmado por él, eso sí, fijaos hasta qué punto me quiere mi madre que consiguió que se lo regalara otra persona a la cual fue dedicado, figura "Para el P. Jesús Judas ... con mi agradecimiento en Xto. Sacerdote (firma)". La P significa, como habréis adivinado, "padre"... Cuando veo esto me sonrío, es importantísimo agradar la ilusión de un niño que ama la música y mi madre siempre me apoyó!

Recuerdo haber grabado con su permiso el concierto en cinta de casete. Me encantó por la elección de timbres, tan variada. Comenzó por donde todos querríamos que comenzara un concierto de órgano :) por la famosísima Toccata y fuga en re menor de Bach (esa obra que muchos legos asocian a Drácula:), y siguió con un programa de compositores que adoraban el órgano, muy idiomático, como Lemmens, Brahms, Lefebure-Wely, Guilmant, Dubois (su toccata, que me encantó), la impresión teresiana de E. Torres, todo un gesto a los anfitriones, y la toccata de la V Sinfonía de Widor... Fijaos, música profunda y brillante al mismo tiempo. Así recuerdo como toca José. E. Ayarra. Un virtuoso consumado que dejó en mí un sembrado recuerdo maravilloso y amor-admiración a ese instrumento!