20/8/14

Guía básica para el mantenimiento de tu piano II, por Iberpiano, firma invitada



En cuanto a la afinación, es la tarea de mantenimiento más conocida y es necesaria tanto para evitar daños a medio plazo como para evitar que el oído se acostumbre a afinaciones incorrectas, terriblemente molestas para el resto de mortales mínimamente instruidos en música. Es necesario contactar para ello con un afinador profesional, ya que es una tarea compleja que mal realizada puede llevar de nuevo a un deterioro que será muy costoso remendar. Lo ideal es afinarlo dos veces al año y nunca en un cambio de estación climatológica que suele conllevar variaciones bruscas de temperatura. La afinación nos duraría menos tiempo.
La regulación de la mecánica. Un piano no solo hay que afinarlo. El mantenimiento técnico, la regulación y ajuste del mecanismo son acciones muy importantes a tener en cuenta. La maquinaria del piano se va desregulando poco a poco al tocarlo debido al desgaste de sus componentes por fricción y por la tensión que soportan.

Tengamos en cuenta que cada nota del piano tiene 25 puntos de regulación. La regulación de la mecánica es tan importante como la afinación, pues será la culpable en parte de que nos “salgan“ los pasajes de repetición, estemos cómodos al teclado, consigamos los sonidos que buscamos, que el instrumento sea dócil y nos obedezca etc.  Solo un técnico cualificado debe hacer estos trabajos de mantenimiento y puesta a punto.
Y para terminar, el primer mandamiento en el mantenimiento del piano: cualquier duda que tengas sobre daños, cuidado, afinación o compra, por favor, contacta con un profesional. 
Si sabes cuidar este gran instrumento, ten por seguro que te devolverá el favor.