25/8/14

Aquellos viejos discos de vinilo de 45rpm

Tienen algo mágico. Quizá porque eran más pequeños que sus papás de 33 revoluciones por minuto, que podían contener unas diez canciones. Estos eran para dos, una por cada cara.

Era muy pequeño, tendría unos cuatro años cuando mi padre entró por la puerta de casa con un regalo espectacular, un minitocadiscos Belter y una colección de unos doscientos vinilos variadísimos, que me contó que compró en la calle a un vendedor ambulante (qué tiempos aquellos:).

Fueron mi pasión, ahí estaba acelerándolos u observando las diferencias entre los surcos y cómo afectaban al sonido, era una especie de DJ mocoso cuando aún no existía ni la profesión ni la palabra, creo...

También tuve de los discos grandes, pero más mayor, y no muchos, unos veinte, hasta que, semana a semana, uno a uno, como una prueba de voluntad inquebrantable, fui adquiriendo mi propia colección de cien discos LP en la librería Piorno, un quiosco. Unos coleccionan muestras de punto de cruz o automóviles en miniatura, yo degustaba cada semana con fruición un nuevo disco de la colección "Maestros de la Música"... Luego vinieron otras colecciones como la de "Cine y música"... Las musicasettes... Luego los miles de Cd's y ahora me pregunto qué nos deparara el futuro a la vista de todo lo que se puede escuchar en Youtube gratis!

Tengo delante algunos de esos pequeños y ya olvidados soportes musicales que suenan tan arcaicos a las generaciones actuales. No me resisto a contaros algunos recuerdos e impresiones :), vivencias musicales que seguro comparto con vosotros en alguna medida!

Parchís: Don Diablo. Vaya trabalenguas, me parece que tb la cantó Miguel Bosé, no sé si antes o después de esta grabación, quizá más lentamente.

Disco sorpresa Fundador: Canciones infantiles. Se ve que esta marca de vino o licor (soy abstemio) regalaba discos, y al final tenía un spot sonoro muy flamenco y todo "porque eres de Domecq, Fundador! Estás como nunca" :) este disco tenía cuatro canciones, un ejemplo de condensación. 

La segunda de la cara A, por Ana Kiro, Diez perritos, es muy didáctica, y no sé si para reir o llorar, seguramente alguna protectora de animales la denunciaría ahora porque iban muriendo uno a uno por descuidos de su cuidadora. Al menos sirve de canción para la didáctica de las matemáticas :)

La Cerda y el Cerdito. También editaban cuentos para niños. Este hay que escucharlo y no olvidar su moraleja! Ser agradecidos con los padres.

Camilo Sesto: Melina. Con un acompañamiento a lo griego tradicional (os acordais de aquél señor enorme, Demis Roussos? pues algo parecido). Quizá este disco me lo regaló un tío mío, no recuerdo, era muy pequeño, al cual le mando un beso allá donde esté.

Otro Disco sorpresa Fundador: la peculiaridad es que compartía a dos artistas, uno en cada cara, Victor Manuel y Nino Bravo. Algo que ahora hacen por necesidad muchos músicos se ve que antes ya existía, pero supongo que sólo por ser discos promocionales.

Antonio y Carmen: Angora. Hijos de Rocío Dúrcal. Con voces muy agudas, en su tesitura natural, y afinadas, seguro recibieron algún tipo de formación vocal. Este no era el disco por el que eran más conocidos a la sazón, que era el de "Sopa de amor" (midosolfa...) lo más divertido, el "sonidito" como de gato sintetizado del final de la canción.