8/7/14

Cerebro y música, una pareja saludable

Su subtítulo es "las claves de la neurociencia musical", tiene prólogo de Mara Dierssen y se encuentra editado en Círculo Rojo. Si está vd. buscando un único libro que le enseñe de manera rápida el panorama y estado actual de la neurociencia musical, tan básica para aquellos que quieran enseñar música para comprender las bases mínimas científicas de esta disciplina, así como para todo aquel que quiera saber sobre cómo reacciona nuestro cuerpo y nuestra psique al arte de las musas, éste es su libro! 

He leído bastante sobre el tema y puedo afirmar que esta obra condensa al menos diez de los principales libros editados anteriormente, además de incorporar nuevas ideas. Una manera rápida y sencilla de conocer el estado de la cuestión en esta materia tan importante...

Conciso, claro, objetivo... Muchas son las cualidades que presenta este volumen tan bien escrito. Mi felicitación vaya por delante a su autor, Jordi A. Jausset, verdadero experto en la materia por esta obra excelente de divulgación.

Me han gustado mucho sus anotaciones en las que cuenta al margen del texto principal parte de sus vivencias, experiencias, como cuando iba por delante de su tiempo en una empresa y directamente ignoraban algunas de sus magníficas propuestas. También ofrece multitud de textos afines de grandes autores perfectamente escogidos.

En su primera parte analiza el órgano rey, nuestro cerebro, y en sucesivos capítulos se centra más en todas las cuestiones musicales. Desglosaré algunas ideas interesantes, entre cientos de ellas que este libro proporcionará a los lectores, que, insisto, no quedarán defraudados ante su lectura, sino brillantemente inspirados!

Muy interesante el momento en que explica cómo realmente no tenemos una realidad sino una percepción de la misma, una construcción, una interpretación. Un cerebro creador de la realidad, metafóricamente hablando, que además no gusta del vacío (el archiconocido horror vacui). No olvidemos nunca que no somos jueces de la realidad, sino que hacemos nuestras propias interpretaciones de la misma tod@s!

Muy curioso que no podamos mantener la atención mientras reímos, o las diferencias entre el cuerpo calloso y número de neuronas según géneros, o el momento exacto en que aparecen y en qué orden los distintos sentidos, o que se refiera a cierta excitación producida por la interpretación del cerebro de la música como "escalofrios" musicales; algo de eso hay cuando una obra tiene una cierta estructura que lleva al oyente a los llamados momentos "climáticos" musicales, por cierto, que no se dan en la mayoría de las canciones modernas por ser casi todas de estructura ABAB básicamente sin más implicaciones formales, por la carencia de un discurso, siendo muy básicas :)

Crucial cuando explica a los docentes la importancia de la emoción para generar aprendizaje significativo. Afirma que el entrenamiento pianístico produce aumento en el cerebelo por tanto incrementa las aptitudes psicomotoras, la atención y la emotividad.

También se refiere a la conocida como "audición interior" (escuchar internamente música sin que se produzca efectivamente fuera de la persona), que prefiere llamar imaginación musical, que lo es, y demuestra su realidad (esa que tod@s los músic@s ya sabían) afirmando que se activan las mismas estructuras cerebrales que si sonase realmente. Como en un programa de Redes se decía, ver bailar es ya bailar en sí, pues el cerebro baila :)

Aboga en muchos capítulos por la importancia de legarles una educación musical buena a tod@s (ojalá le oigan los responsables de esta debacle educativa que quita horas a esta materia) por todos sus beneficios, que cita uno a uno y demuestra científicamente. Opino que desoír a las autoridades científicas e ir en contra de esta corriente lo único que va a provocar es carencias en la salud mental vista en conjunto de las próximas generaciones, así como multitud de problemas, empezando por una caída del rendimiento intelectual de estas nuevas oleadas de alumn@s-sin-música! 

Os encantará el fragmento en que explica las distintas ondas cerebrales y el que trata el tema de la conciencia de la decisiones o la tabla entre elementos musicales y emociones, muy aplicable en el aula, tanto de improvisación como de creación musical!

Son muchos temas los que desgrana con precisión y todos apasionantes, imposible traerlos todos aquí; me quedaré especialmente con un tema que explicamos aquí anteriormente y es el de los efectos adversos de la música a altos volúmenes que, explica, pueden llegar a ser hasta letales. No podemos tolerar determinados niveles muy altos de presión acústica o dB! Es muy serio, puede causar dolor, rotura de tímpano o hemorragias internas por resonancia de los huesecillos del oído medio. Cualquier labor de divulgación en este sentido es poca ante la importancia de la cuestión.

Defiende y argumenta claramente que no puede existir una farmacopea musical, es decir, una asociación unívoca para todos los seres humanos por igual entre determinados sonidos y determinados efectos particulares. Somos todos únicos y tenemos historias ambientales my diferentes, por tanto concuerdo con el autor y siempre pensé exactamente eso cuando los veía salir al mercado. Me sumo a esa crítica. Libros y libros de "recetario obra/enfermedad", todos diferentes entre sí, lo cual ya es un indicio de su falta de rigor y veracidad, cual horóscopos :), en suma, productos bien publicitados con meros ardides para vender este tipo de publicaciones.

Después de leer esta gran obra de Jordi A. Jauset me he decidido a seguir "nutriéndome" como siempre suelo decir a propósito de la música como alimento de la mente :), de más música de calidad, por mi bien cerebral, y a seguir practicando el piano, como hace su autor, por la gimnasia musical necesaria que supone para la mente, tan importante de cuidar como el cuerpo, no olviden!!!