10/1/14

Eres un pianista o un músico más?

Si lo eres, serás uno menos a la larga.

Vaya, suena duro! Pero es la realidad. Todos somos prescindibles, pero unos más que otros. Si tocas exactamente lo mismo que todo el mundo, si enseñas con los mismos resultados que todo el mundo, si no te distingues por nada en concreto que te haga diferenciarte y sobresalir algo, estás en la zona de lo común. 

Todo el mundo toca la sonata Patética de Beethoven, pero no todo el mundo sabe exprimirla: formalmente, emocionalmente, inventar juegos para enseñarla mejor, etc... No todo el mundo sabe versionarla: en rock, en jazz, etc... 

En la medida en que puedas aportar algo diferente a todo lo que hagas y puedas solucionar más cuestiones musicales, más problemas pedagógicos, en definitiva, seas más solvente, más versátil, más creativo y más innovador, en esa medida te harás más valioso y la gente estará dispuesta a pagar más por aquello que tú ofreces.

Ya hemos visto que todo el mundo tiene un repertorio común, pero no todos saben que deberían tener algo que les diferencie, les especialice, y que conecte con un público, con un nicho concreto, lo más concreto posible, y conocerlo al detalle!