14/12/13

´Hay que ir más allá y pasar al siguiente plano´. Miguel Baselga


  • ¿Cuál es la primera experiencia que recuerda con la música?

    La colección de dicos que tenía mi padre. Recuerdo uno muy especialmente cuya portada era un cuadro flamenco con una mujer tocando un pianito muy pequeñito, que en realidad era un clave pero con 3 o 4 años que debía tener yo no lo sabía.
     
    ¿Qué personalidad musical crees que le influyó más en su carrera?

    Son varios. En primer lugar Eduardo Del Pueyo con el que trabajé en Bruselas. En segundo lugar los documentales de Arthur Rubistein. Me reconfortaba mucho cuando decía que no le gustaba estudiar. Y en tercer lugar las excentricidades de Glenn Gould ("ese pianista que toca algunas cosas muy bien y muchas muy mal" como me solía decir Del Pueyo). Creo que finalmente no me parezco a ninguno...
     
    ¿Cuál era el estilo o el compositor que más le gustaba estudiar de joven?

    Como todos me imagino, he pasado por épocas. Pasé la rubeola del hiper virtuosismo en mi adolescencia pero me curé pronto. Pero rápidamente me interesó más la música que sencillamente me dijera algo. ¿Debo deducir que me está Vd. llamando viejo?

    No, por supuesto... :) ¿En qué repertorio se siente más a gusto en la actualidad?

    No es un repertorio, son obras concretas. Y lo peor es que no sé por qué. Todavía no entiendo por qué razón hay algunas que me salen mejor que otras. Si algún día lo descubro estaré muy contento.
     

    Cuéntenos, por favor, alguna experiencia o anécdota que le venga a la memoria que tenga que ver con el piano (en algún curso, o concierto...)
    Tiene que ver con un post concierto. Cuando debuté en la sala pequeña del Carneghie en NY, al día siguiente salió una crítica en el NY Times. Y no me lo esperaba porque el mismo día y a la misma hora tocaban Pollini y Abbado en la sala grande. Nunca pensé que iría el crítico a lo mío. Y lo festejé desayunando con champán. ¡¡Y el champán sabe fatal para desayunar!! Ésa es la anécdota: niños y niñas, no toméis champán por la mañana. Está malísimo.
     

    ¿Qué opina de la situación actual de la enseñanza del piano y la música?

    En España ha mejorado muchísimo. Ahora ya no es indispensable salir fuera. Hay muy buenos maestros en nuestro país (lo cual no quiere decir que viajar no sea bueno). Por supuesto hay que elegir bien pero en general me parece más que decente.

     ¿Cuáles son sus músicos favoritos?

    Los que se alejan del cliché, los que buscan algo más allá de lo que pone en el papel, los que abren caminos y los que tienen buen gusto.

    ¿Cree que es útil conocer recursos sobre improvisación? ¿Por qué?

    Sí, por qué no. Es algo que yo no he trabajado mucho y para lo que tampoco creo tener mucho talento. Nunca he conseguido ir mucho más allá de lo escolástico: modular por terceras, círculo de quintas, cambiar de modo, meter sextas y novenas... Lo típico. Improvisar es componer deprisa y mi cabeza no va tan rápida. Aunque cuando te piden que toques algo y no tienes nada en dedos, para salir del paso sirve.

    ¿En qué medida cree que es necesaria la creatividad para el pianista?

    En todas. Esto es como las matrioshkas rusas. El primer paso es tocar lo que pone en el papel. Pero luego hay que ir más allá y pasar al siguiente plano. Cierto es que es muy sutil y poca gente lo hace. Y menos aún lo aprecian.

    ¿Qué proyectos musicales tiene en mente realizar?

    Acabar la maldita integral de Albéniz. El vol. 8 ya está grabado y ando preparando el vol. 9 y último. Y me está costando horrores...

    ¿Qué consejo o recomendaciones daría a los que empiezan ahora a estudiar el piano?

    Que coloquen bien la mano, que no se tensen, que no les duela nada, que lean bien TODO lo que pone en la partitura (y TODO incluye TODO) y sobretodo que suene musical, bonito, hermoso. Como decía Argerich, los pianistas somos los menos musicales de todos los instrumentistas porque además de no afinar y de no viajar con nuestro instrumento, podemos tocar sin frasear, sin respirar, demasiado deprisa o demasiado despacio. Cosa que con otros instrumentos es imposible. Moraleja: que escuchen lo que hacen. Y que lo corrijan si no les gusta, evidentemente.

    ¿Quiere añadir algo más sobre su relación con la música?

    Que no es una relación pacífica ni fácil de llevar, que sin llegar a los malos tratos pasamos por etapas vidriosas y que como decía mi maestro "il faut coucher avec".

    Para conocer más: