22/12/13

Estudio música -y qué más?

Es la frase que escuché cuando pequeño cientos de veces. Ahora la que escucho más es y puedes vivir de eso?

Era angustiante y supongo que sólo se lo dirían a los que querían vivir de ser en un futuro músicos, actores, bailarines, circenses, etc... Y supongo que jamás la oyeron los que querían ser médicos, arquitectos, abogados, etc... Es decir, lo que la sociedad considera "algo de provecho"... La sociedad se equivoca de plano al transmitir ideas sobre que los músicos son "de segunda", "estudios complementarios", etc... Viene de lejos por muchas razones y sólo queda hacer una labor cultural inmensa para desterrar estos prejuicios totalmente discriminatorios.

Recuerdo haber solicitado reunión con la inspección educativa siendo aún menor de edad para que me aclarasen una larga lista de cuestiones que tenía entonces (y sigo teniendo) sobre la validez y equivalencia real de los títulos concedidos a los músicos. De nada me sirvió, me hicieron ver que, como dijo cierto político una vez, la música sigue su particular "camino de cabras" hacia no se sabe dónde (porque hacia allí la quieren dirigir). Desde luego, los conservatorios veinte años después no están integrados de pleno derecho y con todas las ventajas en la universidad. Triste no, lo siguiente!

Aún los profesores de escuelas de músicas se acogen a un convenio colectivo dual en el que están las escuelas de música aludidas y la peluquería. Me pregunto si es que tiene mucho que ver una cosa con la otra. Sin menoscabo de la profesión de peluqueros. Son dos profesiones muy alejadas la una de la otra y no tiene sentido que vayan juntas.

En hacienda hay un régimen especial al que deben acogerse los músicos llamado "de artistas y toreros". Me vuelvo a hacer la misma pregunta. Alguien concibe un régimen de "médicos y disecadores de serpientes" o de "arquitectos y sexadores de pollos"??? :) Pues aunque la comparación puede hacer gracia nuevamente es penoso.

Señores de las instituciones sentados en mullidos sillones: se les acaba el tiempo y la sociedad va marchando en otro camino opuesto al suyo.

Conciudadanos: valorad la música y defendedla que es vuestra seña de identidad, parte de vuestra cultura e historia y la bandera de futuro de esta sociedad que nos roban a zarpazo limpio.