13/12/13

Eres un músico de arriba o de abajo?

Y cuando hago esta pregunta no hablo de lo que estáis pensando, pillines y pillinas... ;) Bromas aparte me quiero referir aquí a una terminología propugnada por Aldo Narejos que viene a establecer diferencias entre unos músicos y otros, unas músicas y otras. 

No es lo mismo un concepto musical dirigido que espontáneo, una música prefabricada por una industria que una música que procede de la individualidad y cuestiona la anterior...

Para mí, hay muchas connotaciones. Personalmente opino que ser un músico de arriba implicaría compartir los valores de los que están en la supuesta "cima" de la sociedad, ya los conocemos todos: tener las faltriqueras llenas por encima de cualquier otra consideración, adorar lo material, explotar a las personas, ansia por obtener más dinero, demasiado, avaricia, sed insaciable de perpetuar una situación social injusta, alianza con los poderes fácticos, confundir a los de abajo mediante manipulación y control de medios de comunicación masivos... 


Ellos se apoyan entre ellos (pocos van a la cárcel, verdad?;) estando muy unidos por su propio interés y su estrategia es dividir a los de abajo... Por no hablar del esquilme de los recursos naturales del planeta, una auténtica locura!

Los de abajo se conocen por sus hechos, opuestos: la colaboración, compartir, poder hacer un poco con la suma del esfuerzo de todos (los de arriba pueden hacer mucho con apenas esfuerzo, lo que yo llamo, poner un granito de arena entre mil hace una piedra, cuando otros pueden hacer una muralla con el mismo mínimo esfuerzo que muchos hacen sólo un ladrillo), se unen en ONGs musicales, son muchos y se pusieran de acuerdo obligarían a los de arriba a cambiar su mentalidad o su paradigma de privilegios ya cuasimedievales. En el fondo los de arriba no podrían vivir sin los de abajo, eso sí, les encauzan porque les interesa a ellos de manera que los de abajo consumamos los productos musicales prefabricados.

Hago desde aquí un llamamiento para que los músicos de arriba sean los primeros en encarnar los valores más elevados de una sociedad y a ti, querido lector, personalmente te pido que consumas música en directo, música real, que tu colaboración económica vaya al estómago de los músicos reales de la base, de carne y hueso, no al bolsillo de un empresario que quiere aumentar su colección de coches de lujo...