6/11/13

MI EXPERIENCIA CON EL MÉTODO SUZUKI, III: EL TRIÁNGULO EDUCATIVO, por Jorge Alborch


EL TRIÁNGULO EDUCATIVO:

*ALUMNO
*PADRE                                 *PROFESOR

El método Suzuki utiliza este sistema de enseñanza que si bien puede que no sea perfecto, sí es mejor que el viejo sistema horizontal y unidireccional PROFESOR>ALUMNO.

Está claro que para que esto funcione quienes más deben poner de su parte son en primer lugar el profesor, quien debe de estar preparado y tener recursos de sobra para trabajar diferentes puntos con el niño, así como de dar las pautas al padre para que trabaje con el alumno en casa de manera correcta.

En segundo lugar, el padre o la madre, quien aparte de recibir una formación previa antes de que el profesor empiece a enseñar al niño, debe esforzarse por tener el hábito de estudiar en casa mientras recibe la formación para después conseguir crear ese hábito con su hijo/a cuando este inicia su educación con el profesor.

Es recomendable que el padre apunte todo lo que el profesor trabaja con él o con su hijo/a en clase ya que lo único que tendrá que hacer es repetir en casa el esquema de la clase tantas veces como el profesor le aconseje.

Es un sistema en el que la comunicación entre los implicados en el proceso es muy fluida y si cada uno cumple con su cometido ayuda a que el alumno este más motivado, con lo cual se produce un efecto dominó en el que el padre también se motiva y por supuesto el profesor también.

Y lo que más me gusta de este sistema es que en casa se crea un vínculo muy entrañable entre el padre/madre y el niño/a al realizar la actividad juntos en casa, que sin duda es fantástico para la educación del alumno y refuerza la relación de familia.