18/4/13

Músic@s de nuestro tiempo. Entrevista a Elena Salvatierra


ENTREVISTA A Elena Salvatierra Sánchez, titulada profesional en Piano y estudiante de Dirección de Orquesta en el CSMA (Conservatorio Superior de Música de Aragón)

¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?

Una de ellas fue en el coche de viaje con mis padres; Tenían puesta música clásica todo el rato y me quedé fascinada. A partir de ahí, aún la sigo persiguiendo.

¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tu carrera?

Refiriéndome a mi trayectoria vocal, mi profesora de canto María José Sánchez, fallecida hace unos años. Fue una persona muy especial que me enseñó a querer la música de la manera más natural. Realmente creo que todos los profesores que han pasado por mi vida, han contribuido mucho a mi desarrollo musical, tanto para bien como para mal. Mi padre, también ha sido una de las personas que más me ha influenciado tanto en el ámbito musical como en el de la vida, y mi madre, que siempre me ha apoyado y ayudado a seguir adelante. También añado a mi profesor de piano del Conservatorio Profesional de Salamanca, Germán Bragado, gran músico y persona.

¿Cuál era el estilo o el compositor que más te gustaba estudiar de joven?

Cuando era una enana, sentía una predilección especial por la música de Mozart y por la música barroca. A día de hoy, mantengo la segunda parte aunque Mozart no ha desaparecido del todo.

¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?

En el repertorio renacentista y barroco, tanto en canto como en piano. Aún me queda por probar estos estilos en dirección.

Cuéntanos, por favor, alguna anécdota que te haya sucedido en relación con la música...

Recuerdo que cuando era muy pequeña, empecé a estudiar violín con un profesor ruso en Sevilla. Me encantaba (y encanta) el violín, estaba ilusionadísima y por lo tanto, tocaba bastante tiempo queriendo darlo todo de mí. Tanto daba que no era consciente ni me preocupaba del sonido “gatuno” que producía. Por aquel entonces teníamos una gata que era un amor con el que tenía un vínculo muy especial, tan especial, que al oírme tocar se pensaba que aquellos sonidos que producía eran mi llanto, como el de un gatito pequeño con hambre y me dejaba todas las tardes y las mañanas un montón de pájaros y ratones al lado de mi ventana. A los pocos meses dejé el violín (no por la gata, sino porque con el piano ya tenía lo mío)
Hoy día, tengo un violín en casa, el cual de vez en cuando lo uso a modo de viola da gamba.

¿Qué opinas de la situación actual de la enseñanza de la música?

Como alumna que soy aún, reconozco que no tengo mucha experiencia a la hora de ponerme en la piel de un profesor y puedo caer en alguna que otra reflexión ignorante, pero lo que si sé y tengo claro es, que se echa en falta el enseñar con amor y dedicación. No sé si por desgracia o por fortuna, he conocido muchas situaciones de estas, de las que he salido escaldada y sin apenas haber llenado mi saco de conocimientos, por haber estado más pendiente de estar a la defensiva que de lo que se me explicaba y ¿sabes por qué? porque no había nada de dedicación en esas palabras, en esas explicaciones, sino lucimiento y ganas de quedar por encima de los demás. Es una pena que haya grandes músicos con un sinfín de sabiduría, con una manera extraordinaria de hacer música, pero que a la hora de transmitir todo ello no exista esa conexión necesaria con el alumno. Hay que amar la música de verdad para poder transmitir buenos conocimientos y no amarse tanto a uno mismo.

¿Cuáles son tus músicos favoritos?

Mis predilectos son Bach y Haendel. Admiro mucho a Mozart, Beethoven, algunas obras de Schumann, Brahms y Schubert, Ravel, Rachmaninov. Soy bastante selecta.

¿Qué proyectos musicales tienes en mente realizar?

Bastantes y algunos quizás están aún madurando. De momento me gustaría dar algún que otro concierto de piano y voz, tanto cantando por mi parte como acompañando al piano. El caso es coger tablas en el escenario; es muy importante ponerse varias veces en estas situaciones.

¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a estudiar tu instrumento?

Para la dirección hay que estar muy preparado teórica, armónica y físicamente, así que mi consejo es, que hay que ponerse a leer mucho, tanto libros de música como los que te puedas encontrar en cualquier librería, hacer muchos ejercicios de armonía tanto con libros de Piston, Zamacois o con cualquiera de los libros asimilados en grado medio. Hay que cuidar mucho el cuerpo, sobre todo la parte de la espalda y hombros; se trabaja mucho el peso de los brazos y la correcta posición para dirigir. Y lo último y más importante de todo: que sea lo que realmente quieres hacer, es una carrera densa pero estupenda.

¿Quieres añadir algo más sobre tu relación con la música?

Solo puedo decir que la música es magnífica y que espero poder disfrutar de ella toda la vida.