Guillermo Peña y el handpan: la excelencia de la concentración en el sonido

Quiero reseñaros una experiencia musical inolvidable. He tenido el placer de asistir a un taller de handpan impartido por Guillermo Peña, una referencia en su sector, teniendo acogida en la sede de la Asociación Arte Blanco
Guillermo es uno de los mejores intérpretes de handpan de nuestro país, tal y como ha demostrado a través de su actividad concertística.
Dispuestos en un círculo de 12 alumn@s provistos de handpans suministrados por la marca española Noblet, radicada en Andalucía, en el taller se respiraba concentración, ganas de aprender (más importantes que el talento o el tiempo, pues es la conditio sine qua non para que surja la chispa de la motivación por la música), respeto por el sonido... 

En este mundo de prisas (absurdas, porque todos estamos abocados a finalizar este río en el mismo mar, como decía el insigne poeta), poder tocar un instrumento tan intuitivo como éste, que nos sumerje en las propiedades afectivas de la música, es maravilloso en tanto que no sólo despliega el instinto rítmico, sino, especialmente, la creatividad melódica propia, la autoexpresión de las emociones, sin desdeñar su parte específicamente más "mental" (como el genial pedagogo musical Willems señaló hace ya muchas décadas asociando ritmo, melodía y armonía a instinto, afectividad y psique, respectivamente).  

Lo primero fue "desfogarse", es decir, dejar los instantes iniciales para el acercamiento al instrumento, libre, curioso, táctil, como hacen los niños, "primero tocar y luego hablar" :) 

El hang tiene su propia terminología y el profesor, que dominaba profundamente las interioridades de esta música y su didáctica, supo mostrar sus partes y sus diferentes denominaciones. No muchos saben que es posible extraer de sus anillos los dos primeros armónicos (la octava superior y su quinta). Su riqueza de posibilidades combinatorias queda servida, máxime cuando se pueden utilizar instrumentos afinados a distintas alturas, pudiéndose cubrir así el total cromático.

La afinación de los instrumentos en cuestión era re (grave), la si bemol do re mi fa sol la. Muy bonita y necesaria fue la actividad de cantar estos sonidos, para no desligarse de los mismos. Poder cantar lo que se toca es importante porque hace que uno se funda con el sonido más y realmente "cante" (interiormente) cuando ejecuta, es decir, se integre, interprete, exprese, sea uno con el instrumento y la propia música.

El profesor iba desgranando la técnica del instrumento de un modo muy didáctico, profundo conocedor como es de sus posibilidades y de cómo iniciar a los "neófitos", en una rueda de improvisaciones personales sobre una base (alternando estos roles de sincronización colectiva y libertad personal, ya acompañante, ya protagonista: una metáfora de la posible y necesaria integración equilibrada del individuo como parte de un todo mayor, sin perder su libre esencia pero dentro de un grupo; en ello escuchar al otro es fundamental para ajustar los distintos planos sonoros en función del momento en que se encuentre).  

Me gustaría hacer hincapié en ciertos parecidos entre la técnica pianística y la del hang, como la relajación de muñeca o el control dinámico de cada nota en función del gesto, y especialmente su parecido con el efecto del pedal derecho, cuando repiten notas en tanto se acumulan las resonancias, produciéndose un aumento de volumen por una acumulación de alícuotas. 

El hang ya no es el instrumento exclusivo de sus primeros momentos, habiendo muchos millares de ellos por el mundo, y creo que sus posibilidades didácticas en la escuela son muy interesantes y deberían ser más tenidas en cuenta. Ya se ha hablado mucho, pero no lo suficiente, sobre los beneficios de la música en las personas. Este taller contribuye a la concentración, la calma, el espíritu de "encantamiento", podríamos decir de embelesamiento, hasta casi de iniciación al trance, explorando y conectando con uno mismo. 

La improvisación, como todo, con práctica, poco a poco, alcanza cotas mayores, con una gran ventaja: el supuesto "error" no existe, todo es válido, de hecho es más deseable pues es el que sirve de acicate para la nueva búsqueda y el nuevo hallazgo sonoro. 

El handpan es un instrumento que favorece el control de esa tendencia humana natural a la aceleración del pulso, si es lo que se desea, porque en seguida se da cuenta el intérprete de su propia aceleración y comprende que no es necesario improvisar cada vez más rapido. El "horror vacui", ese temor ancestral a dejar un espacio vacío, en blanco, y querer "rellenarlo todo, decorarlo hasta el exceso" es algo que enseguida se experimenta y puede desecharse si así se desea, pero lo primero es tomar conciencia de que se está en esa primitiva, podríamos decir, fase artística.

Recibir la vibración, palabra clave, por el aire y también en contacto con el instrumento en el regazo, sintiéndolo, es una experiencia que todo el mundo debería vivir al menos una vez en la vida. Lo experimentado por uno mismo y lo creado melódicamente a partir de la improvisación favorece el aporte de la propia personalidad.

Guillermo Peña es una excelente guía en la práctica de este genial instrumento que aúna tan perfectamente e intuitivamente lo rítmico, lo melódico, lo tímbrico, lo dinámico, lo armónico... Un taller de un instrumento, el hang, para zambullirse sin necesidad de conocimientos previos, de la mano de este experto conocedor de fundada base.

Arte Blanco es un espacio multi-artístico en el barrio de San Miguel, en la Av. Tárrega Monteblanco castellonense, que consta de varias salas muy amplias, todas destilan paz y armonía. Ahí desarrollan actividades variadas como: yoga aéreo, meditación zen, danza clásica, baile flamenco, coro, piano, cajón, guitarra flamenca... Me gustó mucho la exposición pictórica del hall "Revelación" de Jerónimo Uribe.

Felicitar finalmente al alma mater de este evento, la directora de Arte Blanco, la bailarina y profesora Lola Ramos, por su gran labor seminal en pro de la cultura, que hay que apoyar, más en nuestro país donde la consideración social del arte aún no ha llegado a las cotas que merece. Estoy totalmente seguro que dejará huella entre todos los que la conocen por su fuerte compromiso con la cultura. ¡Brava!


Más info:
GUILLERMO PEÑA
ARTE BLANCO:


+Contenidos

Mi foto
Musicógrafo influencer. Distinguido en Global Music Awards (EEUU). 1er Premio Concurso Piano Maestro Serrano. Especializado en Falla. Estrena Improvisaciones Albéniz y Granados (Boileau). Revistas: Música y Educación, Allegro, Ad Libitum, Polifonía y ArtsEduca. Coautor: 29 Maneras concebir silencio (Univ. Jaume I), Canto Natural (Bromera). Coord: Los poetas ante la música (Bubok). Autor: Piano Creativo (Rivera), Piano Español (Lulú) y Aprende a Improvisar al Piano (Redbook)