20/1/16

Músicos y artistas dragqueen

Como le sucedía al personaje de la película Shreck, que por el día era princesa y por la noche era ogro, algo parecido sucede a muchos artistas (escritores, pintores, músicos, escultores, poetas...) en este país. 

Por el día ejercen las profesiones más diversas (abogado, empleado de banca, funcionario, profesor, farmacéutico, etc...) y en su tiempo libre, que no necesariamente por la noche, más bien en horario de fin de semana o de tardes, desarrollan su labor artística.

Es muy triste que este país tenga a grandes talentos que no puedan vivir exclusivamente de su arte, con su arte y tengan que recurrir a otras profesiones para tener un plato de lentejas todos los días encima de su mesa. La precariedad económica de este sector hace que la mayoría tenga una "doble vida", porque estoy seguro que la mayoría de estos artistas elijirían dedicarse exclusivamente a su arte si pudieran. 

Realmente esta realidad enmascara una situación de un sector cada vez más insostenible. Si los propios artistas no pueden vivir de su arte, socialmente hemos fracasado como colectivo. Nadie se plantea que un médico no pueda vivir, es decir, comer, de su profesión. 

La solución pasa, desde mi óptica, por un mayor reconocimiento social de los artistas, por una mayor de su trabajo, por una mayor regulación simplificada del ejercicio profesional de los artistas y una sensibilidad hacia el arte de manera que el propio público ayude asistiendo a más eventos artísticos, no sólo a los gratuitos.

Los políticos deben tener una mayor sensibilidad hacia el sector y ayudar a crear una verdadera industria cultural que de soporte y trabajo remunerado a los artistas de este país.