9/6/12

"¿Tocar gratis? ¿Pagar por tocar? ¿Qué perspectivas hay para actuar?"

Es el título de la mesa redonda en la que acabo de participar en Music Boxes, espacio cultural del Ayuntamiento, que consta de bien dotadas salas de ensayo para grupos musicales y que organiza actividades paralelas para complementar la formación de estos músicos, como talleres, conferencias, encuentros, etc... dentro del recinto del antiguo cuartel Tetuán XIV.

 

He tenido el honor de ser invitado por Alberto Cañada, gestor cultural y productor de proyectos socioculturales (enlace a perfil en Linkedin) y contaba con la presencia del pianista y cantautor Joan Villalonga (www.myspace.com/joanvillalonga), la cantante y pedagoga de la voz Isabel Villagar (www.isabelvillagar.com) y el productor musical Miguel Ángel Borja (enlace a perfil en Linkedin). Grabado por el realizador de tv y periodista Joaquim Labiós De Vriese, "Kim" (www.valenzia.tv)

Se ha abordado una realidad patente en el sector musical: anteriormente se pagaba a los músicos por tocar y actualmente se quiere invertir el modelo y de hecho así está sucediendo (muchos músicos tocan gratis por recibir a cambio difusión, pero la realidad es que finalmente no les compensa porque hay que pagar facturas y las cuentas no salen ya que las actuaciones generan unos gastos mínimos).

Se ha planteado que músicos y gestores lleguen a un punto de encuentro del tipo "todos ganan" en el que, si bien es cierto que el músico recibe una remuneración por su trabajo, la sala ofrece un valor añadido a sus clientes con este tipo de iniciativas. Fideliza clientes quien promueve actuaciones de calidad. Todo se sabe al final y si una sala se convierte en explotadora de músicos a largo plazo será ella la que pierda clientela.

Interesa a los propios músicos conocer las herramientas digitales de difusión (tiene que responsabilizarse también de la gestión de su carrera profesional, porque si no lo hacen ellos, según el estado actual de la situación, no lo va a hacer nadie), saber recursos de marketing aplicado fundamental, conocer el marco legal, saber pactar las condiciones de contratación, formarse es importante porque da recursos, en definitiva...  El músico debe cobrar por sus actuaciones entre otras razones para poder reinvertir en él mismo, en su propia mejora (formación, equipos mejores, etc...). En este aspecto sería deseable que, tanto en la enseñanza reglada de la música como en la no reglada, los músicos obtuvieran formación sobre estos aspectos reseñados. La información es poder, así como la unión.

También se ha hablado sobre que un grupo no puede "quemar" todas las salas de una ciudad pensando que hace una mini-gira porque puede "agotar" a su público y no le hace ningún favor a las salas que le programan porque en vez de generar expectación pueden generan hastío.

Tocar gratis si vas a tener una contrapartida de difusión real de importancia que la sala se compromete a darte a través de carteles, aparición en prensa escrita, redes sociales, la propia audiencia del local, etc... puede convenirte en dos o tres ocasiones cuando se está empezando, para medirte en un escenario real y aprender. Pero si la dinámica se generaliza y todos los grupos tocan gratis (con el coste que le supone al grupo de transporte, comidas, mantenimiento de equipos...) sin pactar siquiera la contraprestación de qué tipo y alcance de publicidad se ofrece, se vicia el sistema.

El mercado sólo puede revertirse si entre todos se genera un nuevo paradigma. ¿Tú contribuyes a que el sistema se haga sostenible y más justo o contribuyes a que el sistema se perpetúe y estanque?

No hay que pensar sólo en el momento presente y en la ilusión que te puede hacer tocar en tal sitio más o menos prestigioso (sabemos que el propio hecho de tocar para muchos músicos de por sí es satisfactorio, les genera una estimulación que quieren repetir) sino en si con tu decisión estás favoreciendo que un modelo de gestión injusto se prolongue.

Pronto podréis ver el programa completo en el siguiente enlace:

 http://tetuanxivmusicboxes.blogspot.com.es/