12/9/11

Visita al taller del maestro organero Juan Bautista y al luthier de claves Gustavo A. Thern

Ubicados en Torrent, Valencia, quiero recomendar a todos/as a estos profesionales, el constructor argentino Gustavo A. Thern y el maestro organero Juan Bautista, el cual nos enseñó amablemente uno de sus talleres en el cual pudimos conocer aspectos sobre la construcción de órganos y otros instrumentos de teclado. Realmente tenemos mucha suerte de tener tan cerca a dos excelentes constructores. Aquí nos podéis ver

improvisando diferencias sobre "Il ballo de la Antorcha" de A. Valente a dos teclados, (un maestro-luthier que sea músico marca la diferencia, se aprecia en la calidad de sus trabajos! :)

su próxima obra para Algemesí, un espectacular órgano de tres teclados (el que tiene también una pedalera o teclado para los pies)

gubias, limas y otros enseres de su labor,

detalles de un teclado en maderas nobles como el ébano,

un órgano "di legno", todo de madera, tan pequeñito, tan "cuco" :) de un timbre bellísimo, con su propio motor eléctrico con bateriá (puede tocarse en medio de una playa o de un campo, sin toma de electricidad)

un plano del que quizá llegue a ser mi próximo fortepiano,

tubos tanto de estaño como de madera (estos en forma cuadrada),

un teclado llamado "maniquí", para probar tubos,

así como ua réplica del mecanismo del órgano. Obsérvese el espacio (acristalado) del llamado "secreto", donde el aire permance a la espera de ser activado por la tecla y según si el "registro", especie de manivela que decide si pasa el aire a presión a un tubo de un tipo u otro (en la imagen por orden: aflautado, violón cuatro pies y sonido de trompeta. Cuatro pies significa la mitad de tamaño que un 8 pies o tubo normal; un pie es una medida que equivaldría aproximadamente a unos 30 cm.; por ende el tubo cerrado de cuatro pies tiene una sonoridad de una octava más aguda que el tubo standard y se deduce que el 16 pies equivale a la octava inferior, 32 dos octavas inferiores, 2 pies dos octavas superiores y 12 una quinta)

Una visita (en la foto, la soprano y profesora Isabel Villagar) muy agradable, didáctica, en suma apasionante!. Bravo Maestros!!!