6/11/15

Tubos sonoros

Sabías que agitando tubos de plástico flexible como los que recubren cables de electricidad o telefonía puedes hacer música o sonidos muy curiosos? Además de ser un recurso didáctico excepcional pues muestra el sonido en toda su complejidad y majestuosidad. 

Se trata de un fenómeno universal, ya sucedía además antes de que hubiera seres humanos en la Tierra.Y seguirá  sucediendo así, tanto aquí como en Plutón, o fuera de nuestra galaxia, el sonido lleva "dentro" una secuencia matemática muy interesante, lleva en sí una complejidad expresable   con números. 

Intentaré explicarlo brevemente. Tomemos un tubo de un órgano de dos metros (antiguamente se medía en pies, de ahí que en los órganos de iglesia algunos pulsadores se denominen así), produce un sonido determinado, una frecuencia o número de vibraciones por segundo, los hertzios, pues bien, si le unimos un tubo igual producirá la octava más grave, y si lo recortamos por la mitad producirá la octava superior, y si lo volvemos a cortar saldrá la siguiente octava aguda, es decir multiplicamos o dividimos  por dos el numero de vibraciones.

El siguiente quebrado o fracción es dos tercios, que equivale a la quinta, el segundo armónico, el primero diferente a la octava... Y así todos los intervalos, primero los más consonantes y al final los más disonantes (concepto relativo). Mientras más fuerte (más rápido) agites el tubo más notas agudas conseguirás y más pequeño es el intervalo entre ellas; por ejemplo, sol grave, re, sol agudo, si, re (8a, 5a, 4a, 3a M, 3a m...).