16/11/12

10 lecciones que aprende un músico en un estudio de grabación

1. Que la perfección no existe (aunque es lícito aspirar a ella).

2. Que los estudios de grabación son un verdadero "detector de mentiras". Suenas así en realidad.

3. Que es en parte "mejorable" gracias a la tecnología. Existe el "auto-tune", por el cual muchos "cantantes" han hecho carrera. Es un programa que te corrige la afinación.

4. Que es preciso hacer muchas tomas y esto te enseña a entrar en un estado mental de máxima concentración con el mínimo de "preocupación".

5. A escucharse mejor.

6. A tocar mejor si el punto 5 lo desarrollas.

7. Que una vez te olvidas de que estás grabando (te quitas de la mente esa idea de "para la posteridad" :) es cuando fluye mejor la música y justo al final de la sesión, cuando grabas "con menos intención" sale esa toma "pluscuamperfecta".

8. Que la música en directo es la música real, por la que hay que juzgar al artista.

9. Que una grabación tiende a un ideal prácticamente inalcanzable en el directo por no estar "retocado" ni masterizado, ni con diversas reverb, ni ... El sonido que no pasa por un micrófono siempre es mucho más rico al oído humano que cualquier reproducción porque se cortan armónicos. Ningún equipo es capaz de captar todo el espectro ni ningún altavoz de suplir la onda real.

10. La magia del directo es insustituible, porque la crea tanto el intérprete como la energía del auditorio.