27/8/12

Reseña: Busca tu elemento

NOTA: EN LA ENTRADA SIGUIENTE (PULSA AQUI) LA CONTINUACIÓN DE ESTA RESEÑA 

   Después de su básico best-seller en castellano "El elemento", la editorial Empresa Activa dentro de su serie "Gestión del conocimiento" nos brinda un nuevo trabajo, "Busca tu elemento" del gran experto en el desarrollo de la creatividad, innovación y recursos humanos, Sir Ken Robinson. 

    Es totalmente recomendable, muy ameno, clarificador, imprescindible para estudiantes y pedagogos así como a todo aquel que desee mejorar en su ámbito empresarial: "Busca tu elemento (Aprende a ser creativo individual y colectivamente)". 

   Tiene muchos ejemplos dedicados a la música y a la educación musical. Es un pilar básico de su concepción del futuro que nos espera. Nos encanta que mime tanto la música y por eso vamos a comentar algunos de los pasajes, a nuestro entender, más interesantes.



"Las grandes revoluciones de la historia humana han sido fruto muchas veces de ideas nuevas, de nuevas formas de ver la realidad que han hecho añicos las viejas certezas. Es el proceso fundamental del cambio cultural" (p. 17).

De lo que se intuye que está a la vuelta de la esquina un gran cambio pues nunca como ahora se han producido y reproducido tantas ideas nuevas. Los medios de comunicación libres como internet facilitan que las viejas certezas vayan siendo sustituidas (a mi juicio, demasiado lentamente) por las nuevas... Los grandes cambios dependen de las actitudes y la flexibilidad mental de las personas hacia ellos. En la medida en que podemos adaptarnos a las nuevas realidades podemos cambiar.

"Parto de la premisa de que todos nacemos con un inmenso caudal de aptitudes naturales, pero pocas personas descubren cuáles son, y menos aún las desarrollan como conviene. Lo paradójico es que una de las principales razones de este inmenso desperdicio de talento es el propio proceso que se supone que lo ha de desarrollar: la educación" (p. 27).

Este libro está escrito como una especie de revulsivo, de brújula, de guía para la acción. Ya hemos detectado el problema. Es el momento de hacer cambios en el sistema educativo. No requieren sólo dinero. Sobre todo son nuevas ideas, como la creatividad, la innovación, la participación, la aceptación de la diferencia, la igualdad de materias científicas y artísticas, la gestión de las emociones, etc... que miran hacia adelante. Es tarea de los docentes conocer a sus alumnos/as y ayudarles a descubrir sus potencialidades. Tomémosnos más la molestia de conocerlos que de evaluarlos.

"Se ha alejado de las artes a generaciones enteras de jóvenes, con el bienintencionado consejo acerca de sus escasas perspectivas laborales: (...) "No hagas música. ¿De qué va a servir?" (...) Se entiende que las artes son un extra de la educación del que se puede prescindir, algo opcional que tiene que ver con la autoexpresión, la relajación y el ocio. (...) Se da por supuesto que las disciplinas de la parte más alta de la jerarquía -por ej. las matemáticas- son, en cierta medida, intrínsecamente más importantes. Es un supuesto que nada tiene que ver con la economía, sino con las ideas culturales acerca del conocimiento y la inteligencia, unas ideas que han dominado nuestra forma de pensar en los últimos trescientos años" (p. 100-101).

Un estudiante de música no debe estudiarla porque haya más o menos posibilidades laborales, sino por la pasión que le despierte. Ser el mejor (sin ansia) porque la música te motiva a sacar lo mejor de ti. No se es músico por el dinero que pueda generar (además las generaciones anteriores nos engañaban, la música puede ser en algunos casos un medio de vida buenísimo)... Ante todo el arte es un camino de autoconocimiento de las propias potencialidades que ayudan a las personas a superar todas las dificultadades ante las que la vida les va a poner.
 
"Nuestras ideas nos pueden esclavizar o liberar. Algunas personas nunca realizan la transición y siguen habitando en la antigua visión del mundo: su zona de comodidad ideológica" (p. 156).

Mi hermano, que es psicólogo, habla mucho de este tema. Dice que es tan difícil abandonar las propias ideas (aunque nos causen mucho daño en nuestra vida personal) porque cuesta muchísimo construirlas, montarlas, afianzarlas. Hay que aprender a ser flexible para poder criticar día a día el contenido de tus propias redes de conocimientos (generar uno mismo más plasticidad neuronal). Lo que aprendemos en la vida no siempre nos ayuda a desarrollarnos, es por eso que es necesario revisar aquellas creencias que nos limitan y nos frenan el avance y abrazar nuevas maneras de pensar que nos hagan ser la mejor versión de nosotros mismos. Para eso debería estar fundamentalmente las instituciones escolares, no para clasificarnos en niveles, ya que las inteligencias son múltiples (Gardner).
 
"La vida académica tiende a negar el resto del cuerpo. En muchos centros educativos la enseñanza va de cintura para arriba y la atención acaba por llegar a la cabeza, y en especial al lado izquierdo" (p. 169).

No somos, como él mismo dice, transportadores de cerebros. Me da un poco de lástima las personas que están atadas a un espacio físico fijo e inmutable y no tienen posibilidades de transformarlo conforme ellas mismas cambian. En los propios centros los profesores y alumnos/as deberían hacer lo posible por cambiar los espacios frecuentemente. Al final somos aquello que percibimos y si todo se dirige a encorsetar el desarrollo del hemisferio derecho (aquel en que las artes pueden influir masivamente) las consecuencias son lo que estamos viviendo actualmente: un mundo muy mejorable... Generar nuevos caminos y nuevas percepciones nos llevan a nuevos lugares y nuevas realidades. La educación debe prestar atención a todos los aspectos de la vida: el cuerpo y la mente en armonía, ambos hemisferios igualmente desarrollados, porque si no acabamos obteniendo una sociedad de "mentes racionales y objetivas con piernas" desconectadas de su cuerpo y de los más profundo de la humanidad, su corazón (entendido como otras habilidades, no en sentido sentimentaloide
 
"(Sobre TOUCHING SOUND) La terapia del sonido reconoce el potencial expresivo de todos los sonidos para posibilitar y desarrollar nuevas formas de comunicarse y expresarse. En la enseñanza, la música puede contribuir a todas las áreas de experiencia, entre ellas la matemática, la física, la tecnológica, la espiritual, la estética, la creativa y la social. En este proceso se desarrollan muchas destrezas mentales: la imaginación, la formulación, la diferenciación, la selección, el rechazo, la evaluación, la ordenación y la estructuración (...) Permite que la persona se haga con el control del medio" (p. 181).

Si la música puede hacer que un autista salga de su casi total aislamiento, ¿qué no podrá hacer con un mundo un poco egoísta? ¿Qué no podrá hacer con personas que tienen aptos sus sentidos pero que les falta estimulación, nutrirlos de experiencias sensoriales y estéticas significativas?

"La imaginación nos libera de nuestras circunstancias inmediatas y mantiene siempre viva la posibilidad de transformar el presente. La creatividad está un paso más allá de la imaginación. (...) Las personas no son creativas en abstracto, son creativas en algo: en matemáticas, en ingeniería, en literatura, en música, en los negocios, en lo que sea. La creatividad conlleva poner en funcionamiento la imaginación. En cierto sentido, la creatividad es la imaginación aplicada. La innovación es el proceso de llevar a la práctica ideas nuevas. Es la creatividad aplicada" (p. 200-201).

Ahora entiendo por qué escribo y compongo tanto. Porque soy creativo... :) (Ya lo sabía, era una broma-guiño a mis lectores). La imaginación ha de plasmarse en la realidad para que sea creatividad, ha de manifestarse de una manera real, material, observable. Tener un "chorro" de imaginación sonora interior que sólo el compositor disfruta no supone ningún proceso de innovación. Hay que tener audición interior rica en movimiento y siempre activa pero lo interesante realmente es sacarla fuera y compartirla con el mundo. La imaginación y la creatividad son manifestaciones de la generosidad.

"Si se quiere expresar el amor que se siente por una persona, se puede recurrir a la poesía. Si alguien nos pregunta: "¿Cuánto me quieres?", no le damos una calculadora y le decimos: "Toma. Averígualo" (p. 206).

La lógica epistemológica no es la solución a todos los problemas. Me gusta decir que sé varios idiomas: matemáticas, castellano, inglés, valenciano, poesía, música, amistad y lenguaje amoroso...

"La creatividad es el proceso de tener ideas originales que posean valor" (p. 213).

La definición más sucinta y clave. Que posean valor lo entiendo como que hagan mejorar la existencia de las personas. No sólo es pragmatismo. Yo opino que es muy difícil erigirse en evaluador de lo que es "poseer valor". Parece que si permanece en el tiempo y produce mejoras sustantivas a la vida de las personas es criterio suficiente para decir que una aportación es creativa. Desde mi punto de vista no debe ser jamás un criterio cuantitativo sino cualitativo y el tribunal examinador es toda la humanidad.

"Las aplicaciones de la electricidad surgieron sólo despues que se supo manejar la propia electricidad. (...) En su tiempo, muchas personas no le veían sentido alguno. Es lo que ocurre a menudo con las ideas creativas. Van por delante de su tiempo y confunden a la multitud" (p. 219).

Tener esa sensación no es muy agradable. No siempre se da el caso de ir contra corriente. La sociedad debería ser más tolerante con las personas creativas. Cuando era pequeño a veces recibía burlas y motes como "fantasía" :) por afirmar y predecir lo que ahora es vida consuetudinaria, corriente y cotidiana. Amplitud de miras, por favor! No combatamos lo que desconocemos parcialmente con negación total como premisa. También pienso que podría tener que ver con que hasta que no se domina el medio y sus posibilidades es imposible predecir las consecuencias de una innovación. Sólo cuando se conoce ese medio se ven sus posibilidades y lo que puede aportar. Como diría Da Vinci: "sólo se ama lo que se conoce" (por tanto no hay que apedrear lo que se desconoce totalmente o lo que se conoce parcialmente).

"La danza está estrechamente relacionada con la comprensión musical: las artes visuales están muy conectadas con la inteligencia espacial. La composición musical suele implicar una comprensión implícita de las matemáticas" (p. 222).

Me asombró mucho ver trabajar en directo a mi amiga la coreógrafa Nuria Leis, cómo veía los movimientos en el espacio, los imaginaba tan solo escuchando por primera vez la música directamente. Y ya lo dijo Pitágoras, la música es matemática oculta. Se hizo un experimento en países del este sobre el rendimiento de alumnos/as en clases con música y sin ella y se demostró empíricamente que las clases con música rendían mucho más en matemáticas y viceversa. Si los currícula giraran en torno a la música y al deporte, como ya se está haciendo en muchos colegios exitosos, observaríamos la plasmación de que la actividad física y musical permiten que los alumnos conecten las materias con mayor facilidad, la lengua, las matemáticas, siendo todas igual de importantes.

"Sé de muchos que en su día estudiaron música y tuvieron que sufrir el hastío de practicar una y otra vez escalas y acordes hasta que al final dejaron de tocar el instrumento para siempre. Facilitar el desarrollo creativo es un proceso complejo que debe buscar un equilibrio entre el aprendizaje de destrezas y el estímulo de la imaginación para explorar nuevas ideas" (p. 225).

Liszt ya lo dijo: la técnica es un medio, en realidad es algo "espiritual". No hay una técnica, hay tantas como personas. Sin imaginación el piano es estéril. Es tarea del docente enseñar al alumno/a a hacerse preguntas que le ayuden a hacer del estudio una actividad creativa. Ejemplos: ¿de qué otra manera puedo hacer esto? ¿dónde está realmente el problema? ¿qué pasaría si probase a hacerlo de otra forma?

"Había estudiado piano y había demostrado que tenía talento, se sacó el título de grado, después el doctorado en música e inició la carrera de concertista. Ni ella ni nadie se habían detenido a pensar si eso era lo que quería hacer ni si disfrutaba con ello. Lo hacía porque tocaba muy bien. El director -de orquesta que le había acompañado- dijo: "Ser bueno en algo no es razón suficiente para dedicarle toda la vida" (p. 230).

Una persona realmente es feliz no solamente cuando hace algo muy bien sino cuando encuentra un sentido elevado en aquello que hace. Por lo tanto estimulemos el continuo cambio y sociedades que permitan desarrollarse, con más igualdad de oportunidades para reinventarse, para adaptarse, para evolucionar. Nunca es tarde (si te permiten; y si no también, hay que nadar en la dirección de tu vocación ¡aunque el oleaje vaya en contra!)

"Al artista no le preocupa la explicación sistemática, sino producir formas de expresión únicas y exclusivas que capten las cualidades de sus percepciones y su experiencia" (p. 265).

Muchos compositores contemporáneos han dedicado más tiempo y folios a explicar más sus obras que a producir. Quizá iban por un camino erróneo :)

"El artista por lo general no se pasa días enteros en estado de fermentación emocional. Es verdad que realiza un trabajo original y que en sus mejores momentos es altamente creativo, pero el trabajo cotidiano de las artes puede implicar una gran cantidad de práctica rutinaria" (p. 266).

O como pensaba Beethoven, la inspiración nos encuentra "trabajando" o "transpirando" y el talento es sólo un 1% de inspiración.

"Ser sensible con uno mismo y con los demás es un elemento vital del desarrollo de las cualidades personales que hoy son de tan imperiosa necesidad, en la empresa, en la comunidad y en la vida privada. Hallamos nuestra auténtica fuerza creativa tanto a través de los sentimientos como a través de la razón" (p. 270).

La autoexigencia y la crítica llevada al extremo bloquean a la persona y por tanto los procesos creativos. Sea tolerante con vd. mismo. No se enjuicie tanto a veces. Sepa que sentimientos y razón pueden ir de la mano. Un perfecto equilibrio entre nuestro cerebelo y la parte superior (me refiero a su ubicación en el cráneo :) Y ser sensible es la conditio sine qua non para empezar a ser creativo. Quitarse corazas. Andar. Perder miedos. Sentir puede doler, pero sin dolor jamás habrá un ser humano.