26/4/12

Una master-class de jazz

Hoy a las 10,30 ha tenido lugar una clase magistral de jazz en el Conservatorio de Castellón protagonizada por Antonio Belenguer, trombonista y profesor de la especialidad de jazz en el Conservatorio de Valencia. Hay que remarcar que la Comunidad ofrece esta especialidad sólo en este último conservatorio y es algo que habría que apoyar en tanto en cuanto que es una salida para aquellos músicos que no desean ser concertistas de música clásica.

Contó con la participación de un combo (o grupo camerístico) de alumnos de Valencia, formado en su base armónico-rítmica por Diego Barberá al contrabajo, Carlos Medina a la guitarra y Jesús Gallardo a la batería, así como solistas de trombón, saxo y trompeta... Nos deleitaron con su saber hacer y ejemplificaron el trabajo de un standard, sección por sección, instrumento por instrumento, que tenía un carácter "bicéfalo", podíamos decir, frases en estilo "latin" (con acentuaciones de 3, 3, 2 corcheas, repetidas, el comienzo del llamado "son cubano", o negra con puntillo, negra con puntillo, negra) alternadas con frases en estilo swing, con el cambio en el bajo a estilo walking bass (el bajo "caminante").


El profesor, en un estilo agradable y coloquial, fue desgranando claves sobre la situación del jazz en la enseñanza y, por ejemplo, hizo una relación de aquellas habilidades que deberían trabajar los alumnos que desean comenzar estos estudios superiores, de modo que viniesen ya a las clases con un nivel más específico. Reconoció que de la formación clásica lo que mejor le aporta a estos estudios es la preparación técnica previa alta.

Recomendó

-que en el último ciclo de enseñanzas profesionales aquellos alumnos que quisieran acceder a la especialidad jazzística practicasen y memorizasen al menos unos veinte standars o temas de jazz variados,

-que trabajasen el "sonido" jazzístico, diferente al clásico en tanto que, por ejemplo, en el piano, es diferente, menos legato, sin necesidad de tanto uso de pedal derecho, con un mayor uso de la acentuación "off beat", con una articulación en pequeños patrones más específica de esta tradición musical moderna... El fraseo de esta música es diferente y efectivamente es posible detectar aquellos músicos que aún no lo han trabajado por haber estudiado sólo una corriente interpretativa.

-que conociesen de manera teórica, práctica y "auditiva" (que reconocieran sonoridades tales como mayor, menor, disminuido, aumentado, tipos de 7as...) antes de cursar el jazz. Así aconsejó la práctica de ciclos de 5a con 7as m arpegiadas. Ejemplo: do mi sol sib, fa la do mib, sib re fa lab, etc... (acordes que resuelven sobre las siguientes). Es una lástima que en la mayoría de conservatorios no exista ni siquiera en el último ciclo de las enseñanzas profesionales una optativa de esta materia, reduciéndose en la mayoría de los casos, las informaciones que reciben los alumnos sobre este mundo a las clases de acompañamiento de aquellos profesores que a su vez le dan importancia a la música creativa.

Es fundamental escuchar con muchísima atención la discografía existente, imitar esas frases de los grandes maestros, para poner también en funcionamiento la "audición interior". Antes es prioritario sentir un "pulso" interno constante (sentido especialmente sobre la 2a y 4a pulsación o latido). Los alumnos participantes hablaron con entusiasmo sobre lo divertido que era este tipo de música en la cual la composición y la interpretación no están desvinculadas, es decir, estudiar un grado superior de jazz proporciona conocimientos para que no sólo toques obras de otros sino tus propias creaciones.

Animamos desde este blog a matricularse a todos aquellos jóvenes que quieran especializarse en esta música tan sugerente a que no lo duden y lo hagan. La mirada de felicidad de los alumnos convence a cualquiera!