4/3/16

Gerardo Diego: Prosa musical: II. Pensamiento musical

Hoy me alegra hablaros de la continuación de un libro del cual hablamos anteriormente en esta página. Si en su primera entrega se trataba de la Historia y Crítica musical, en esta segunda entrega, a cargo nuevamente de Ramón Sánchez Ochoa, profesor de Estética e Historia de la Música del Conservatorio Superior de Música de Valencia, y como documentalista Elena Diego Marín, primogénita del genial poeta y catedrática de Instituto en la especialidad de Francés.

En Prosa Musical. II Pensamiento Musical: 2 (Biblioteca de Clásicos Contemporáneos) nuevamente en la editorial Pre-textos (os recomendamos seguir su twitter para estar al tanto de todas sus interesantes novedades) han realizado una pulcra y primorosa edición de los textos, muchos difíciles de encontrar, y de ahí lo valioso de este compendio sobre la estética musical del integrante de la maravillosa generación del 27, Gerardo Diego. Supone un repaso así mismo a gran parte de la cultura musical del siglo XX español.
Vuelve a proclamarse la necesidad de que los intelectuales comprendan y valoren la música ("no es raro entre gentes de letras y menos en España la incomprensión ante la música"), citando a Eugenio d´Ors, Unamuno u Ortega y Gasset. Este libro puede abrir la mente para que estos resabios "tristes" del pasado queden definitivamente atrás y la música sea incorporada de pleno derecho al mismo nivel de consideración colectiva y valoración social.

De la mano de la fina pluma del "poeta-músico", pues esa doble condición poseía, vamos a leer hondas reflexiones sobre multitud de temáticas. Me permito reflejar algunas frases para que os hagáis una idea del valor del libro: "La poesía y la música se parecen en ser artes rítmicas y sucesivas, pero se diferencian en que la Música maneja sólo elementos abstractos, sonidos, y la Poesía elementos concretos, palabras". O la preciosa comparación entre Música y Arquitectura, acorde y columna (pág. 12).

Desde sus primeras páginas encontramos ideas sugerentes como su división de los músicos en "músicos en verso y en prosa", o la música y el sentido de "ocupación" del silencio, relacionándolo con su sentido latino del ocio y el neg-ocio, sirviendo incluso de lección práctica para intérpretes muchas de sus reflexiones ("ay, si los músicos que padecemos se acordaran de que el silencio existe. Cuántas veces lo olvidan, lo desconocen y, cuando no tienen más remedio que contar con él, cercenan su espacio y su tiempo" reza en la pág. 21) algo que todo profesor de música es consciente, esa especie de "horror vacui", de "miedo al silencio", al vacío, que lleva a interpretaciones agónicas, sin pausa, sin respiraciones, con silencios siempre de menor valor incluso al reflejado en la partitura...

Estas citas iniciales sirvan como anticipo de la generosidad de contenido que encontraréis en esta obra en el que se tratan relaciones entre música y naturaleza, mitos musicales, reflexiones sobre formas y géneros musicales varios, instrumentos musicales (como el momento dedicado a la estética del piano, desde la pág. 119), o cine y ópera, escultura, artes plásticas..., escritos sobre literatura y literatos (entre ellos Salinas, Cervantes, Musset, Becquer, Antonio Machado, Mann, Lorca...) y música, finalizando con la temática de "la música en mí" y una miscelánea. Incluye índice onomástico y podemos consultar específicamente una multitud de autores, desde Achúcarro a Azorín, desde Bach a Brahms... así, todo el abecedario recorriendo la mayoría de músicos importantes, españoles y extranjeros, y personajes del universo cultural, en similar proporción.

Me gustaron en especial los textos: "La nieve en la música" con sus referencias profundas sobre Debussy (pág. 50), "Plagios y homenajes" con la referencia Haydn-Wagner (pág. 98), el "Prólogo" a Lola la comedianta, con dos cartas de Lorca y sus comentarios de las Canciones populares antiguas transcritas por Lorca (pág. 282), pero igualmente interesantes son sus charlas con música de Chopin, como el diálogo entre sus valses y sus mazurkas, realmente original y genial, o su propia exegesis de sus poemas a nocturnos de Chopin, obra del Gerardo Diego incipiente, o, tomándome la libertad de parafrasear su célebre epíteto sobre Falla, del Pre-Gerardo de Ante-Diego. ;)

Espero que disfruten tanto como yo lo he hecho con esta recomendable edición en primicia, aprovechando para volver a felicitar a todos los que la han hecho posible,  de Prosa Musical. II Pensamiento Musical: 2 (Biblioteca de Clásicos Contemporáneos)