4/9/12

Nuestros autores: Compositores de Castellón y Vila-Real

 En la imagen, Agustín Manuel Martínez y José Luis Miralles.

Con Pascual Cándido.
Con Rafael Beltrán.

Así se llamaba el concierto al que asistí ayer en el Salón de Actos de la Caixa Rural de Vila-Real, a las 19 horas. Organizado por la Sociedad de Música Académica, bajo la cuidadosa labor de Francisco Ramos, y con la participación de www.revistapoble.net, que hizo de perfecto anfitrión y presentación del evento. tuvimos la ocasión de escuchar obras de reciente factura, incluso dos estrenos: Pregaria, de Enrique Gimeno y Cant Glaçat, de José Luis Miralles.

Los otros compositores representados en el mismo eran: Rafael Beltrán Moner, presente en el acto, autor de conocidísimas sintonías televisivas (dentro de su amplio catálogo) como Informe Semanal..., Pascual Cándido Cardo, con quien tuve el privilegio de estar conversando (al estar sentado a mi lado en el patio de butacas), José García Gómez (el conocido cariñosamente en la terreta como "Pepito García", autor entre otras muchas obras del celebérrimo pasodoble local "Royo y Caña", José Mallén Tarancón y Alfredo Sanz Corma, que se subió al escenario para interpretar con pasión al precioso piano Pleyel sus obras "Embrujo" y "Canción para una sirena", obras de con inspiración frigia, flamenca y un interesante sentido modulatorio..

Como vivimos tiempos tweetizados se me ocurre inaugurar hoy aquí una especie de crítica del evento en sólo tres ideas por cada actuación.

Mar Pallarés Domínguez nos volvió a deleitar con su temple, aplomo interpretativo y su sentido de la expresión, al mismo tiempo.

María Isabel Ramos Gragera estuvo, además de personalmente encantadora, como siempre, segurísima, fraseando, con una dinámica cuidadísima.

Vicente Colonques Dembilio nos mostró su bonito timbre de voz hiciendo una interpretación íntima y personal de "Mi lirio azul" de Pascual Cándido, bolero exitoso en los años 50 el cual fue bisado.

La obra de estreno en su versión para violín, a cargo de Jesús Jiménez Abril y piano, en las manos de José Diego Ramos Gragera, destacaba por su factura muy elaborada, lírica y con un sentido camerístico excepcional.

Cant Glaçat, en su estreno, impresionó a todos y recibió bravos entusiastas. El tenor Antonio Planelles Gallego demostró su gran sentido de la interpretación, concentrado, serio, con un dramatismo directo y sentido, destacandose en el escenario su real, auténtico y verdadero, permítaseme la redundancia, compromiso con el arte. Con Jose Luis Miralles, como intérprete técnicamente sobresaliente nos virtió una obra expresionista, con gran sentido de la innovación tímbrica, plena de recursos, dentro y fuera del teclado. Nuestra enhorabuena por Cant Glaçat, obra semi-escenificada impactante a la cual deseamos mucho éxito.

La obra final, "Interjacent", de Rafael Beltrán, virtuosa, actual, muy bien construida, fue interpretada prodigiosamente por José Diego Ramos Gragera, verdadero pilar del evento, al haber interpretado cinco obras.

Os dejo uno de los versos que más me gustaron de Cant Glaçat, del difunto Manuel García Grau (cuya viuda asistió al concierto):

"La vida
obre les seues ales d´incandescent rebel.lia
i entre el seu vol d´au fugissera i rabiosa
nosaltres seguim un signe d´humana prometença".

"La vida
abre sus alas de incandescente rebeldía
y entre su vuelo de ave huidiza y rabiosa
nosotros seguimos un signo de humana esperanza".
(Traducción de Agustín Manuel Martínez)